Ir al contenido principal

COVID: apestado.

 Tras haber dado positivo en un test de estos de farmacia en casa y ver que tenía un pequeño catarro... decidí advertir a mis compañeros de la oficina que tenía el virus. 

Ya no fui a trabajar al día siguiente. Estaba bastante bien pero con la impresión perdí motivación y me entró la ansiedad. No puedo estar cerca de mi familia, de mis hijos, de mi mujer. Tengo que estar con mascarilla y la vida cambió. Todo por alguna imprudencia que no logro entender en qué momento la puedo encajar.

En fin, el primer día después del primer test fue una cosa que me vino bien. Tenía ganas de vacaciones. Mente y cuerpo descansaron, desconectaron de la vida. Un gran punto de inflexión. Llamé al médico para hablarle de caso y ella me aconsejó que hiciera el test para tener un resultado oficial. Me explicó las pautas que tenía que tener en cuenta y además me dijo que aplicara el sentido común... para mí eso es complicado y nunca me pareció que yo tuviera mucho de eso.

El problema vino cuando mis hijos se escapaban de mi por el miedo al bicho y nada... como si fuese un apestado... separado en un par de habitaciones, con las ventanas abiertas... eso si con la comida en la puerta para que no pasase hambre... cuanto me quiere mi mujer... estos días me mimo de sobremanera.

Comí demasiado, vi la tele demasiado, vicié a los videojuegos demasiado y todo... demasiado.

Ignoré a casi todo el mundo que me llamaba o whatsappeaba... contestando con apenas monosílabos, siendo como lo que soy, un egoísta.

Los días pasaron y al tercer día retomé el trabajo porque no me daban baja... solo se la dan a médicos, a trabajadores sociales de geriátricos y de prisiones. A la gente normal, no le dan baja si no está mal. Mis síntomas eran, algo de tos, más bien seca, sin mocos, dolor muscular pero algo más agudo... y también dolor de cabeza, solo a veces.

Pero nada más. Llegó el finde y también hice el vago. Bueno... hice la comida puse lavadoras, lavavajillas, limpié, aspiré hasta pinté un poco la pared. Pero la verdad es que los hombros y rodillas y los riñones me dolían bastante. También me siento cansado cada vez que subía por las escaleras provocándome un dolor intenso de rodillas y desfallecimiento físico. Sin embargo, no me canso al andar.

Todas estas sensaciones pueden venir de la sensación de apestado que tengo. Del desplazamiento social. Además de mis condiciones atléticas que en estos tiempos están empeorando... estoy engordando y tengo una lesión en el tendón de Aquiles que no se recupera, tengo miedo por esta lesión. Tengo miedo de tener que dejar de jugar al fútbol.

Al final, todas estas sensaciones vienen todo de la vida de locos a la que estamos sometidos.

Todo esto es debido a que no hacemos lo que queremos. Hacemos lo que nos da dinero y dedicamos nuestro tiempo libre a las cosas más banales que nos venden pero que están vacías.

Hay ocio más enriquecedor pero que no lo publicitan tanto.

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia

Pobre de mi: "Propósitos de año nuevo"

La vida es dura. Estoy en esa época de la vida en la que te levantas y te sientes viejo. Un viejo con toda la vida por delante con miedo a la muerte. Esto implica que tengo esta frase siempre en la cabeza: "Solo se vive una vez". En otras palabras, que el tiempo se acaba sin uno darse cuenta. El cerebro se abandona porque tiene la vida resuelta: tengo comida, tengo una mujer que me puede dar hijos, tengo hijos a los que criar y me dan esperanza, que necesitan de unos cuidados, que implican unos deberes y obligaciones como padre, y tengo una vida. Toda mi vida requiere de un trabajo que genere dinero para poder pagar unos gastos y además tengo unas deudas para toda la vida que me atan. Quiero vivir para poder crecer como persona y quiero morir para dejar de deber dinero a una sociedad que no le debo nada. Quiero decir con esto, que tengo una hipoteca que me quema como ser vivo y me quita muchísimas horas de mi vida. Además tengo un trabajo que me ata porque lo sé hacer y me pa

3ª dosis.

Descripción previa a la 3ªdosis. Invierno de 2022. Ya vamos con la tercera y parece que esto no acaba. Está tarde vuelven a darme por saco. La vacuna vuelve a mi sangre. Y esta vez, qué síntomas tendré. Todavía no han pasado 6 meses desde mi última dosis y ya me van a enchufar la otra. ¿Cuántos síntomas voy a tener? ¿Mi cuerpo va a empeorar? Desde que me pongo la vacuna, mi cuerpo se recupera más mal y tengo lesiones musculares con más regularidad al hacer ejercicio intenso. Supongo que esto dependerá tambien de la falta de constancia, de la edad, el peso. La vacuna me intesificó el dolor de piernas porque antes no notaba las varices y, ahora, las tengo más marcadas y más dolorosas. Me están saliendo cierto tipo de bultos en la ingle, parecidos a quistes... que no se que mierda son, pero, que antes de la vacuna, nunca me había fijado en ellos. Durante casi un mes después de aplicar la dosis perdí líbido, supongo que por el cansancio y por el impacto de la dosis. El cuerpo se debilita