Ir al contenido principal

La muerte: el tiempo.

 

 ¿En cuántos momentos de mi vida tuve ganas de morir (más bien idea)?

Momentos brutales de bajón que me derrotaban y acababan con mi voluntad de vivir.

Sensaciones absolutas de nada, un vacío enorme que no era sensación de tristeza; sensación de un sin sentido en la vida tremendo.

Estar con esa sensación de inmensidad del todo frente a mi persona, una nimiedad que me hacía sentir como... ¿para qué esforzarme? Soy un cero a la izquierda, soy una mierda, soy el vacío que está ahí.

Era individual, no sentía interés por los demás y solamente me sentía solo y no quería estar con nadie. No tenía tristeza, tenía agotamiento. No sentía amor, ni deseo, sentía como si todo se callera encima mía.

Sentía que la mayoría de las cosas que hacía en esta vida no eran por mí, eran para complacer a la sociedad. Solo quería quedar bien.

La mayoría de mi ocio en mi interior lo consideraba trabajo, ya que mi ocio no era ocio... simplemente era tiempo libre que no usaba para trabajar que lo usaba para gastar en algo que no quería hacer.

Todavía sigo haciendo eso. Sentir que mi tiempo de ocio es trabajo e intentar hacerlo bien para sentirme bien conmigo mismo. Gastando el tiempo de ocio en cosas que quiero hacer lo mejor posible aunque en esta sociedad a nadie le interese mi ocio, ni me importa.

Ante la pregunta de si pensé muchas veces en morir... diría: tiraría mil piedras si me niego a que no lo pensé. Ahora bien, nunca pensé en rendirme porque... no porque, no pueda, es que el puto mundo no te da esa posibilidad: si estás sin comer tu cuerpo te dice que tienes hambre, si comiste demasiado tú cuerpo se queja del estómago, si te has masturbado demasiado, te salen llagas, se te irrita ahí abajo o simplemente no gusta el roce. Si estás demasiado cansado, duermes. Si estás muy en forma, te acabas lesionando y tú cuerpo dice basta para recuperar un estado más equilibrado que no consuma tanta energía, perdiendo esa potencia.

El tiempo pasa, cuanto más viejo soy, más rápido.

Cuando te sobra el tiempo va a cámara lenta la vida. Cuando sabes que el tiempo es muy importante no sabes que hacer para guardarlo y lo derrochas en tonterías.

Si tienes depresión, no das salido de ella si no buscas una reconciliación contigo mismo.

Toda la vida es una carretera con muchos baches que esquivar o arreglar. No hay tiempo de repararlos todos, ni tampoco hay tiempo para apartarse de todos ellos. Quiero decir, no tenemos tiempo para vivirla toda. Aunque tenemos tiempos para buscar unas preferencias y hacer nuestra la vida. Buscar ese camino que, aunque lo hiciésemos / nadásemos descalzos lo disfrutaríamos al máximo.

La persona triunfadora es aquella que hace las cosas que le gustan y no anda preguntando a nadie por todo.

Pasa el tiempo y no me da sabiduría, me da paciencia conmigo mismo porque empiezo a saber de qué no quiero saber nada. 

Quiero estar tranquilo sin muchos conflictos, no excitarme demasiado, ni enfriarme mucho porque en el momento que pierdo el equilibrio me vienen los altibajos tan desagradables... en ese momento está la depresión pululando y buscando mi debilidad... pillándome desprevenido, sin fuerzas, sin respiración, ...

Muchas veces no quiero pensar demasiado porque mi mente me destroza... pero otras veces siento que debería estar todo el rato pensando con intensidad. Cuando pienso, el tiempo se ralentiza y salen las ideas.

Escribir, pensar e imaginar son esas cosas que dan tiempo a la vida y dan ideas para mejorar como persona.

Tengo 38 años de recuerdos en mi vida y espero que todavía quede vida por delante.

Hasta ahora tengo salud, esperanza y deseos de no ir a peor. Tengo ilusión, pero no tengo sueños. Aunque todavía mantengo algún ideal.

Ahora que ya me solté con esta escritura empiezo a perder la intensidad y me gasto....

Estoy difuminando mi objetivo que era hablar de esa tristeza interior que padezco en momentos puntuales y no tan puntuales de mi vida.

¿Cuántas veces en mi vida todavía me sigo sintiendo una mierda?

¿Cuántas veces dejo de ser yo para caerle mejor a las personas?

Todavía intento buscar mis cualidades y no las encuentro. Soy un desastre en desmesura.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia