Ir al contenido principal

Un héroe: antihéroe

 

En mi cabeza sonaba bien.

Empiezo con su personalidad característica:

Una persona complicada que a lo largo de su vida acumulaba estrés y tensión constantemente. No encontraba ningún tipo de válvula de escape.

Alguien que se dejaba llevar por la rutina y los pequeños vicios de la dejadez.

"Be water, my friend": no era como el agua, era como una hoja o una arenilla arrastrada por la corriente del río.

Un sujeto que no se mostraba como lo que era. Una persona que se mostraba afable y confiado con los que consideraba queridos, mostrándose diferente según la composición de lugar de cada una de las situaciones e imagenes de él que quería proyectar: mostraba partes de sus personalidad según los gustos de los demás, arraigaba una forma de ser según las circunstancias o los ambientes. Convirtiéndose en algo que no quería ser pero que se dejaba, por facilidad y por falta de motivación. Esto todo, le provocaba frustración y desgaste ya que sus metas, cuanto más tiempo pasaba, más borrosas y menos reales se volvían. Estaba perdiendo ilusión. El horizonte se le hacía cada vez más lejano.

Una persona introvertida que hacía de algún modo lo que le daba la gana, pero de forma oculta. Comía sano cuando estaba con sus amigos y familia. Pero en la soledad le daba a los dulces y a otros vicios como los videojuegos o el alcohol. Era una persona que ocultaba sus defectos y mostraba lo que creía que eran sus virtudes. 

Su dejadez se hacía notar, aunque la intentaba ocultar. Pero la suma de sensaciones le provocaba comportarse de forma autodestructiva y agresiva con los más allegados.

Era impulsivo. Paciente en determinadas circunstancias y siempre intentaba salirse con la suya pero de forma que pareciese que no era lo que realmente quería hacer.

Poco a poco, este personaje empezó a dejar de soñar, no es que dejara de tener deseos. Es que dormía y no recordaba nada de lo que soñaba. Su cerebro no retenía información, se desgastaba y ahorraba energía. Era una persona que se olvidaba de los cabreos y no tomaba a mal las discusiones.

Un día pensaba una cosa, otro día cambiaba de idea...

Era visceral. Era negativo. Se sentía una persona que no le gustaba nada de lo que había en el mundo pero tampoco le ansiaba intentar algo por el mundo. No intentaba cambiar nada de lo que le parecía mejorable. Pensaba que toda la maldad del mundo era tremenda y que le dolía. Pero veía a individuos practicar cosas poco éticas y se decía para si mismo: la ética es una barrera. Todo el mundo que sea capaz de superar barreras es interesante. El bien y el mal es una amalgama muy dificil de separar. Seguramente no hay tanta diferencia entre estos estados. Si solo existiese el bien, no existiría el bien. Existiría algo pero que no se da difinido si de por medio no está el mal.Es como cuando ves ropa fea o bonita: si no hubiera ropa fea, no se podría definir la belleza.

...continúo con su habilidades...

Tuvo una batalla en su ser avanzados los años. Vio como uno de sus ojos se auto-destrozaba retorciéndose creando una masa sangrienta, ardiente que desprendía halos de energía y sombra. Soltándose del cuerpo. este objeto pequeño perdía estabilidad rápidamente.

Por otro lado, se veía como una protuberancia crecía desde la mejilla y empezaba a subir en dirección de la concavidad del ojo que cayó y esta se rellenó con esa masa que acabó convirtiéndose en el ojo perdido.

...la masa que estaba en el suelo perdió energía/magia y se esfumó.

Después esta situación se producía con normalidad ya que el hombre acumulaba toda la tensión en la sien.

Volvió a caérsele y probó a manipularlo. Mientras lo amasaba en la mano, la energía, el peso cambiaba.

Al final la lanzó y esa cosa cogió tanta velocidad que atravesó varios árboles quedando algo dañados y con cicatrices similares al daño provocado por ácido.

La bola de masa mientras que tenía energía quemaba, sin arder, todo lo que había a su alrededor

Finalmente, desapareció.

 

...otra habilidad es que los miembros dañados se destruían y volvía a nacer otros recuperados.

Se regeneraba a cachos. Esos cachos se convertían en trozos de masa volátiles con aspecto sangrante, viscoso y con halo de energía y oscuridad parpadeante. Desaparecían sin dejar rastro si el monstruo/héroe no manipulaba eses trozos.

Poco después descubrió que la fricción con cualquier objeto lo desestabilizaba y ta...

... el nombre que tan importante es...

No se me viene a la cabeza: ciudadano aflijido, tensión ácida, ponzoñoso, el verdugo verde, infierno nauseabundo, horripilante persona, persona intranscendental, sin sueños, normal mutilado, casi bueno, etéreo, ácido castigador, ácido neutro, ...

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia