Ir al contenido principal

Como borregos.

 Creo que soy un "carnero silvestre", es decir, borrego. Ahora estamos en la mitad del túnel. Estamos en un tramo en el que ya no se ve tan bien tomar buenas decisiones para evitar la mínima exposición a la gente para no contagiarnos. Estamos en ese momento que no vemos el toro pero sin embargo está a punto de embestirnos. Aunque ahora es el momento de preocuparnos como nunca lo hemos hecho... no lo queremos intentar porque estamos hartos de que las decisiones del poder, desde mi punto de vista, no sirven para nada, solo para meter miedo, solo para enriquecer a unos pocos, solo para quitar libertades, solo para convertir una mentira en verdad, solo para que veamos este punto de la historia como otra gran crisis más que valdrá para que la gente coja con más energía su vida y con tiempo se intente ser mejor como persona... o tal vez, a la pérdida de grandes  personas que estaban motivadas y con este aluvión se dieron a la autodestrucción.

Mentiras, toma de decisiones inútiles, y gente harta de que no se tomen medidas más humanas. Más cuidadores, más gente que esté con los enfermos, más valientes que ayuden a los enfermeros desvordados.

¿Crearemos zoombies por culpa desta cadena de errores? 

Como individuos nos estamos escaqueando continuamente. No ayudamos. No ponemos ningún granito de arena para que los marginados estean menos.

Preferimos meternos en nuestro hogar. Resguardarnos, como si el problema no fuese con nosotros... y el sistema, el gobierno, avala que nos encerremos y no ayudemos al prójimo; avala la segmentación social, avala la indiferencia, avala el miedo al vecino de al lado que todavía está sano. Avala la reducción de libertad. Avala la eliminación del libre albedrío.

¡Buf! Me da pereza ampliar las miras. Tengo ganas de meterme en una burbuja muy pequeña y dejar que todo se vaya a la miseria.

Tan pronto como me paro un segundo a meditar veo todo lo que se puede hacer y no hacemos.

Escribo, pero no actúo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia

Pobre de mi: "Propósitos de año nuevo"

La vida es dura. Estoy en esa época de la vida en la que te levantas y te sientes viejo. Un viejo con toda la vida por delante con miedo a la muerte. Esto implica que tengo esta frase siempre en la cabeza: "Solo se vive una vez". En otras palabras, que el tiempo se acaba sin uno darse cuenta. El cerebro se abandona porque tiene la vida resuelta: tengo comida, tengo una mujer que me puede dar hijos, tengo hijos a los que criar y me dan esperanza, que necesitan de unos cuidados, que implican unos deberes y obligaciones como padre, y tengo una vida. Toda mi vida requiere de un trabajo que genere dinero para poder pagar unos gastos y además tengo unas deudas para toda la vida que me atan. Quiero vivir para poder crecer como persona y quiero morir para dejar de deber dinero a una sociedad que no le debo nada. Quiero decir con esto, que tengo una hipoteca que me quema como ser vivo y me quita muchísimas horas de mi vida. Además tengo un trabajo que me ata porque lo sé hacer y me pa

3ª dosis.

Descripción previa a la 3ªdosis. Invierno de 2022. Ya vamos con la tercera y parece que esto no acaba. Está tarde vuelven a darme por saco. La vacuna vuelve a mi sangre. Y esta vez, qué síntomas tendré. Todavía no han pasado 6 meses desde mi última dosis y ya me van a enchufar la otra. ¿Cuántos síntomas voy a tener? ¿Mi cuerpo va a empeorar? Desde que me pongo la vacuna, mi cuerpo se recupera más mal y tengo lesiones musculares con más regularidad al hacer ejercicio intenso. Supongo que esto dependerá tambien de la falta de constancia, de la edad, el peso. La vacuna me intesificó el dolor de piernas porque antes no notaba las varices y, ahora, las tengo más marcadas y más dolorosas. Me están saliendo cierto tipo de bultos en la ingle, parecidos a quistes... que no se que mierda son, pero, que antes de la vacuna, nunca me había fijado en ellos. Durante casi un mes después de aplicar la dosis perdí líbido, supongo que por el cansancio y por el impacto de la dosis. El cuerpo se debilita