Ir al contenido principal

No me sale nada.

 Creo que pasaron semanas desde la última vez que escribí para este mi blog.

No me salen palabras: estoy en cortocircuito.

¿Será por la tristeza? ¿Será por las ganas de llorar traducidas en mala hostia? ¿Será que me enfrento a mi entorno mal? ¿Será que quiero mostrar mis sentimientos resultándome imposible?

Afirmación: se está marchando el espíritu de mi cuerpo y no se como detenerlo.

¿Crisis pasajera? ¿Crisis definitiva? ¿Soy egoista?

También es cierto que no suelo hablar de mis hijos, mi mujer, de la familia, de lo personal o importante de mi vida.

A parte de todo lo anterior tengo mal estar físico, me molestan cada una de mis articulaciones y mi músculos cuando se estimulan es como si se rompiesen. Me duele la boca. Y últimamente también la cabeza.

Noto cansancio y cuando me suben las pulsaciones una gran presión entorno a la base del cuello próximo a mis dos clavículas como si los vasos sanguíneos me fuesen a reventar.

Por esta época tengo los pies húmedos y fríos. No estoy haciendo nada de deporte. Ni trabajo físico. Y solo de vez en cuando hago ciertas cosas en casa para mantenerla con buen aspecto para no entristecerme más.

Cada vez que veo la felicidad de mis hijos tengo ganas de llorar de la emoción. Más allá, me frustro por ser mal padre y mostrarme como estoy: desganado y arrastrado. Alterado y desequilibrado. Tengo momentos álgidos: pero muestro mis tensiones demasiado rápido y me descontrolo.

Muchas personas dicen que se debe controlar lo que se dice frente a los hijos. Se debe aparentar unión con la mujer. No contradecirla delante de ellos. Y me pregunto: ¿Por qué hay que mostrar perfección delante de ellos si este mundo no es un mundo ideal?

¿Por qué tenemos que inyectarles a granel mentiras para que sueñen la perfección?

Creo que no debemos hacer esos. Debemos intruirlos como si fuesen soldados con sentimientos: las personas tienen que saber ponerse en el lugar de las otras y así ver que el mundo ni es blanco, ni negro, ni a colores, ni aterciopelado... es lo que es, se transforma, se modifica según las prioridades del poder.

Además creo, que hay que hacerles experar lo peor para allanarles el camino y que no vean un paisaje desértico, árido; para que cuando se enfrenten a mi y me lleven la contraria, en su interior surja esperanza y ganas de realizar cosas para cambiar.

Creo que mi mayor cualidad es que digo lo que pienso debido a mi incapacidad en conversación, siendo incapaz de pensar y hablar al mismo tiempo. Además si no interiorizo mis pensamientos no soy capaz de mentir, quiero decir que si no me creo mi propia mentira no soy capaz de decirla. Puedo contar mentiras siempre y cuando, de alguna manera, son recursivas y repetitivas, quiero decir, que parecen verdad. Pero no tengo esa habilidad de lanzarlas al vuelo, siendo mi cara de poquer un poema.

Puedo escribir y hablar de ideas y conceptos pero cuando invento algo realista no me queda bien...Soy flojo en la mentira y soy constante en mi verdad.

¿Escurro siempre la culpa? ¿Echo la culpa a los demás?

... ahora intento pensar y no consigo nada. Puedo describir el rum, rum contínuo del calefactor que me calienta los pies. Los pensamientos se dirigen a las sensaciones de mis oídos. La vista parece que sea un transmisor de mis pensamientos y esta los convierta en imágenes.

...mi mente convierte las palabras en imágenes y las imágenes atrapadas por la retina son convertidas en palabras.

Discribiendo mi entorno:

Ahora mismo estoy sentado y solo de pensarlo siento la piel, músculos e inclusos vasos sanguíneos adormilados, atrofiados como si no estuviesen haciendo totalmente bien su trabajo porque mi culo y mis piernas están estáticas y ejerciendo un constante y dañina presión contra el suelo y silla.

Ayer descubrí que la nariz tiene dos agujeros porque hay un proceso respiratorios que rota provocando el taponamiento de una cavidad y luego la otra porque así puede regenerarse y repararse el tejido gracias al descanso.

Entiendo que esto también se aplica a las piernas: si estamos andando cada vez que una pierna soporta todo el peso del cuerpo la otra descansa. Y los vaso sanguineos, se que se ayudan de este movimiento para transportar la sangre otra vez hacia el corazón gracias a la presión de las plantas de los pies que actúan como fuelles tensionándose cuando se apoya sobre el suelo y distensionandose cuando se levantan... este circuito se interrumpe cuando mantenemos mucho tiempo el culo en un asiento.

Mi vida depende de ese asiento: cuanto menos lo use, más sobreviviré.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia