Ir al contenido principal

Los límites.

 Estudié ingeniería informática. Aprendí algún lenguaje de programación. Conocí tipos de variables, tipos de datos, punteros, objetos, y ciertas estructuras de datos. Creé funciones que resolvían problemas sencillos. Y se acaba todo ahí. Dimos ciertas matemáticas que son muy útiles en programación: como puede ser la estadística para hacer estudios, muestreos y cálculos obteniendo modelos precisos.

También llegamos a estudiar matrices que se usan para desarrollo gráfico 3d para mover objetos por espacios virtuales, girándolos, desplazándolos en todas las direcciones alrededor de los ejes x, y, z.

Aprendimos algoritmos de búsqueda, para ordenar, para buscar y colocar en cierto orden. Aplicamos algoritmos....

Pero todo eso ya estaba inventado. Como estudiante estaba dando los mismos pasos que dieron otras personas.

Al final, un ingeniero aplica su conocimiento para obtener resultados esperados. Crea cosas que parecen distintas pero a partir de los estudios de otros individuos. Hay posibilidades infinitas pero las ideas dentro de todos los recursos que hay son limitadas. Además, todo el desarrollo que han hecho otros te desanima porque para ahorrar tiempo te especializas en reciclar código (librerías). La calidad del desarrollador se valora según el conocimiento profundo de las librerías y la rapidez de interacción y enfoque sobre ellas.

En mi opinión desarrollamos cosas que ya están inventadas: volvemos inventar la rueda con ciertos detalles nuevos. Las multinacionales patentan todo, venden sus nuevos ingenios, ocultan información conllevando a la lente evolución de nuestra ciencia y consecuentemente provocamos el aburrimiento del ingeniero que tiene el camino cargado de obstáculos.

Tenemos muchos algoritmos de aprendizaje, tenemos más conocimiento de inteligencia artificial pero desconocemos todas esas investigaciones porque todas las grandes corporaciones ocultan sus creaciones y los programadores juniors tienen que inventar o crear cosas que no valen para nada porque en el mundo existen cientos de funciones y programas que hacen la misma tarea de distinta forma.

Navegamos por el mundo perdidos, desorientados con un montón de posibilidades que se pierden en el horizonte. Como una persona que se pone andar y hace 20 km. Los puede hacer alrededor de una farola, ir por caminos diferentes o sobre una máquina pero al final lo único que consigue es cansancio, deshidratación y hambre. Cuando el cuerpo se recupera se hace más fuerte pero las variedades de deporte no afectan... afecta el resultado. Obtener una buena salud y forma física.

En informática pasa lo mismo pero lo que importa es tener un programa que obtenga buenos resultados y que el programador lo ponga a andar lo antes posible. Si es muy bueno, pero el tiempo de desarrollo es muy largo, se encarece y nunca llega a ser real.

Y lo peor de todo es que pasan los años y las grandes ideas se convierten en dudas y amnesia... quiero decir con esto, que como persona el camino se va cubriendo de niebla y te acomodas en la zona de confort.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia