Ir al contenido principal

¿El movimiento antivacuna?

El movimiento antivacuna.

Desde mi punto de vista como paciente es que estamos dejando de dar un servicio activo de asistencia sanitaria por falta de dinero debido al gasto en la industria farmaceútica y otros (ministerio de defensa). 

Está muy bien que una empresa gane mucho dinero por ser pionera o por descubrir algún tipo de cura de algún tipo de enfermedad. El problema es la velocidad para obtener resultados. Cuando apuramos demasiado realizando una tarea, no reflexionamos, sin un pensamiento crítico se suelen cometer más errores. Una vez que cometes un error, la competencia (cuanta mayor expectativa lucrativa mayor competencia) que tienes alrededor se aproxima y como individuo te defiendes, como empresa te defiendes. La defensa en muchos casos es la mentira. La defensa es falsear, inventar datos para decir que lo que estás haciendo es lo mejor.

Según lo que leo, según mi experiencia, en este mundo no importa el producto que tengas si no la calidad del vendedor.

La misma calidad de producto o similar o incluso inferior con mejor enganche, con mejor publicidad es el que consigue el premio. En la industria farmacéutica: la primera empresa que obtenga una cura que pase por unos estándares establecidos por médicos cualificados es la  que se lleva el premio. Pero dentro de esta máquina bien engranada, hay muchas manzanas podridas que consiguen desestabilizar el sistema que teoricamente funciona bien. Toda esta teoría se puede desestabilizar simplemente con individuos actuando bajo presión: la presión para muchos es muy buena porque obtienen más rápido resultados, pero aplicada en otros, provoca parálisis, toma de decisiones malas, atajos,...

Con la investigación de la vacuna para este virus tan popular de nuestros días pasa lo mismo: una empresa llegó primero, ¿qué pasó en la travesía del desarrollo?

Esperemos que no hubiera deamasiados tramposos. Esperemos que todo se desarrollase al milímetro sin falsear ninguno de los procesos. Me gustaría creer en la industria. Me gustaría ver el mundo con buena fé.

Y después ante tal proceso rápido viene el miedo de la sociedad. Cada individuo toma decisiones como tal. Soy una persona y supongo que si me imponen la vacuna me la inyectaré. Pero mi lógica, como otros muchas individuos es que prefiero esperar a que la prueben otros.

Soy un paciente que evita acercarse a los médicos e intenta cuidarse de pillar enfermedades por ese motivo intento evitar algo que puede dejarme secuelas (no quiero decir que las deje, sino que pienso que las puede dejar por la carrera farmacéutica que hay de por medio). Creo que como individuo es normal tener miedo y ser egoista. Después, al pasar el tiempo, das el paso y te da igual el riesgo... porque no eres el primero eres uno más dentro del grupo (la aceptación de una imposición cuando la acatan otros es menos dolorosa).

Es bueno ser pionero, pero muchas veces es mejor ver los resultados del pionero y asegurar el camino. 

Aunque pensando como especie. Lo importante es solucionar el problema. Si la vacuna es la solución, aunque mate a varios cientos de miles de personas consiguiendo la erradicación del problema... esto sería de alguna forma idílico. Pero siendo sinceros, como individuo prefiero salvar el culo pudiendo ver lo idílico o lo contrario en persona.

Quizá en muchos momentos de la vida soy autodestructivo (esos momentos de bajón que creo que tenemos todos)  Pero me aflijiría daño por una decisión mía, no por imposición o negligencia de otros. 

De todas formas, aunque piense ahora de esta forma, quizá mañana mismo pensaría de otra siendo seguramente las circunstancias las mismas pero la forma de pensar me llevaría a otros resultados.

Atentamente un racional muy irracional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Calor, calor no hace mucho

Calor, calor no hace mucho. Estamos en verano y el sol se desvanece entre las nubes. La verdad, es que hay humedad en el ambiente y el asfalto chorrea. Joder, que mierda de descripción. Todo lo que digo se queda en nada. Vaya cagada (zurullo). Estoy 'aparvado' y no escribo nada decente. En un lugar claro y cerrado en el que estoy ahora mismo, me siento enclaustrado, agónico, sin respiración. El sudor me corre por la piel blanca. Esto es un día como otro cualquiera. La perdición de un ángel caído que no encuentra su punto de inflexión. El cambio hacia el buen camino. Vaya, ¿¡que estoy diciendo!? Me vuelvo loco otra vez. Respiro profundamente y expulso el aire viciado de mis pulmones. Vuelvo a empezar después de romper esa cantidad de palabras sin sentido. La orientación se me centra y vuelvo a empezar mi relato pero esta nueva página se queda en blanco, y el segundero empieza a sonar más alto y más rapidamente. Las horas vuelan y la página en vacío.