Ir al contenido principal

Adelgazar. Problemas derivados de adelgazar.

Hace 10 años pesaba entre 79 y 83 kilogramos, era joven, comía sano y hacía bastante deporte.
De repente un año empecé a engordar y pasé a los 90 kilogramos.

Posteriormente no eran 90, eran 93 y más tarde, 97 o 98 llegando en el confinamiento a los 101 -103 KILOGRAMOS.
No me parecían muchos, no me veía mal pero el cuerpo se resentía. Todavía hacía deporte pero mis articulaciones no lo soportaba: fútbol y fútbol sala. Dos sesiones intensas a la semana que me dejaban agotado, sin alma.

En el confinamiento dejé de hacer cualquier tipo de deporte y seguí comiendo. Me sentía bien y eso me relajaba.

Ahora llevo un mes haciendo deporte y comiendo un poco más sano... pero mentalmente estoy destrozado, desilusionado. No estoy satisfecho porque no pierdo peso. Es lento y mentalmente agotador. Horriiible.
Hoy me pesé y bajé de los 99 kilogramos. Me sentí un poco mejor pero lo pago con mi mujer... lo pago con la familia. Hasta en el trabajo estoy algo antipático.

Hace 10 años no tenía problemas para adelgazar comiendo mucho. Ahora es al revés me privo con casi de todo, pero tengo eses momentos de comer sin poder parar convirtiendo todo ese esfuerzo en 0 ya que comí más calorías en esos 2 minutos que lo ahorrado con la dieta estricta

Ahora ando mucho en bicicleta y camino mucho ganando forma física y masa muscular pero la báscula no indica lo mismo. Fisicamente me siento cansado pero con esas ansias o pasión por hacer algo de deporte todos los días. Pero, socialmente estoy destrozado porque todo lo que digo irrita a todas las personas que quiero. Me siento solo, aunque intento ver todas las cosas pequeñas y disfrutar intensamente de lo que tengo. Todavía estoy en un limbo sentimental... todavía estoy vacío... y si hablo con los más allegados suele decir demasiadas tonterías que hacen daño... o cosas destructivas, o que indican en muchos casos 'desgana', que 'me da igual todo', o que 'la vida es una mierda'.

"El sistema es una mierda,  hay que romperlo, hacer uno diferente y mejor. Demasiados ricos-poderosos a otro nivel que son inalcanzables. La riqueza la tienen solo unos pocos que no sueltan su 'Santo Grial'"
"Ofrecen las maravillas a la gente mundana para que se conviertan en sirvientes del sistema alocado que tenemos. Consumimos demasiadas cosas, ansiamos demasiadas cosas y convertimos a nuestros hijos en hijos del consumismo... compramos y compramos juguetes sin ton ni son... que miserables somos, que locos estamos"

Esto me enfada, me agria el corazón. Estos gestos contrarios a mi ética me convierten en 'un cómelo todo en 2 minutos'.

Me desespero, tengo ansiedad porque veo todo revuelto en mi casa. Veo el armario lleno de cosas por todos los sitios y todo patas arriba.

La vida no para, voy a trabajar, hago la comida, plancho, juego solo, juego de vez en cuando con los hijos,... zash, estoy en cama, discuto con mi mujer, hacemos las paces, ... agotado, me quedo dormido.
...RING, RIIIING,  el despertador suena, vuelvo a empezar.

"Un día es un cumpleaños, otro día es una reunión con los amigos y... la cuenta del banco a cero. Cero implica que hay que pagar comisiones, hay que pagar tódalas historias que se te ocurren que puedan inventar los bancos, los bancos son dioses que te comen la cartera y el corazón te lo dejan podrido"
Esto me enfada, me entristece el corazón. Estos gestos contrarios a mi ética me convierten en 'un cómelo todo en 2 minutos, 2 o 3 veces por semana'.

"Me convierto en gordo, me convierto en algo que me hace daño. Soy un monstruo mal hérido que se muere a pasos agigantados. No estoy bien"
"Me lamento, tomo la decisión de dar un paseo o andar en bicicleta: me gusta competir,  me gusta ponerme metas pequeñas, a corto plazo. Me planteo ejercicio muy duro que me agota, me agria..."
Soy un 'cómelo todo en 2 minutos'.



 




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia