Ir al contenido principal

El reino de los buenos inversones.

En cualquier juego o trabajo lo importante es la habilidad, experiencia y sobretodo el factor suerte.
También está la trampa. Y también está el factor del dinero máximo inicial: un handicap muy importante.
Recuerdo que en ciertos juegos de disparos (shooters), en mi juventud, se podía aumentar el handicap y con eso la dificultad para ser el mejor. Pues eso es lo que pasa con las personas que no tenemos capital inicial. Tenemos una dificultad inicial que nos obliga a realizar acrobacias y exponernos al que no tiene esa dificultad que ofrece sus servicios por unos intereses maximizando el handicap de "los pringados" porque ese producto bonito cuesta un capital.
Está de moda solicitar letras para comprar bienes: pero ahí es donde nos arruinamos.
Perdemos todo para conseguir algo que al poderoso no le costó nada. Imponiendo su ventaja inicial.
Así el poderoso va consiguiendo el granito de arena de cada uno de los clientes o individuos que compran sus servicios... ganando más dinero, más poder.
"El dinero trae más dinero".
Un mercado que nos controla, que nos dirije como un pastor a su rebaño. Controla a un par de ovejas y se hacen con el rebaño... siempre está el error que confirma la regla.
Los pequeños ven como todo gira alrededor de unos pocos y sueñas en ser como esos privilegiados.
Y cuando aparecen demasiados nuevos privilegiados desregularizan el mundo creando nuevas reglas consiguiendo un nuevo juego que los únicos que pueden participar son los poderosos, los demás se lanzan por la oportunidad aprovechando la suerte...
Dicen que hay infinidad de intentos y reintentos pero el tiempo corre a favor de los afortunados con fortuna...
Aun siempre estará Murphy:

"LEYES DE MURPHY"
  1. Si algo puede fallar, fallará.

  2. Si hay la posibilidad de que algunas cosas fallen, la que causará más daño será la primera.

  3. Si algo no puede fallar, lo hara a pesar de todo.

  4. Si se aprecia que existen cuatro posibles maneras de que algo pueda fallar, y se soslayan, en seguida se desarrollará una quinta para la que no se está preparado.
  5. Por sí mismas, las cosas tienden a ir de mal en peor.

  6. Si algo parece que va bien, es obvio que se ha pasado algo por alto.

  7. La Naturaleza está del lado del fallo oculto.

  8. La Naturaleza es perra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Calor, calor no hace mucho

Calor, calor no hace mucho. Estamos en verano y el sol se desvanece entre las nubes. La verdad, es que hay humedad en el ambiente y el asfalto chorrea. Joder, que mierda de descripción. Todo lo que digo se queda en nada. Vaya cagada (zurullo). Estoy 'aparvado' y no escribo nada decente. En un lugar claro y cerrado en el que estoy ahora mismo, me siento enclaustrado, agónico, sin respiración. El sudor me corre por la piel blanca. Esto es un día como otro cualquiera. La perdición de un ángel caído que no encuentra su punto de inflexión. El cambio hacia el buen camino. Vaya, ¿¡que estoy diciendo!? Me vuelvo loco otra vez. Respiro profundamente y expulso el aire viciado de mis pulmones. Vuelvo a empezar después de romper esa cantidad de palabras sin sentido. La orientación se me centra y vuelvo a empezar mi relato pero esta nueva página se queda en blanco, y el segundero empieza a sonar más alto y más rapidamente. Las horas vuelan y la página en vacío.