Ir al contenido principal

Duele más el miedo que el golpe.

A lo largo de la vida nos enfrentamos a las circunstancias. Como individuos llegamos a buscar los máximos que podemos alcanzar, y los mínimos... más bien. Siempre estamos buscando los límites de nuestras posibilidades... pero cuando nos aproximamos a los límites entra "el miedo".
Los niños tienen miedo a caerse por eso andan y no caen.
Los niños se olvidan del miedo porque le gusta correr y brincar: las ganas de vivir los libera del miedo.
Los niños se caen mil veces pero se levantan y se vuelven a levantar.
"El hombre es el único animal que tropieza 3 veces en la misma piedra"
Porque aprende a base de afrontar el miedo y obtener nuevos estímulos.

A lo largo de la vida, el miedo se va imponiendo y perdemos esas ganas de obtener estímulos: la experiencia, de alguna forma, nos nubla el camino porque creemos que sabemos los resultados del destino y nos queremos anticipar a ellos. Al final, esto provoca que nos olvidemos de experimentar, nos olvidemos de las sensaciones del buen hacer: la prueba/error, el éxito frente a los fracasos. Al final, nos olvidamos de los sueños porque nuestra experiencia nos está diciendo que luchar por los sueños es un desgaste demasiado alto para continuar. Nos estancamos, nos entristecemos,... morimos.

Todavía queda un momento que vemos que nuestros aires se ven rejuvenidos por unas fieras que ven el mundo con otros ojos, mostrándoles nuestras experiencias, pueden intentar evolucionar llegando a ser algo mejor o diferente... la juventud está llena de potencial pero también está llena de muros, obstáculos, normas, leyes que imponen unas dificultades añadidas que con el tiempo (la experiencia) son más fáciles de soportar y de focalizar: sin importar que están ahí.

Cuando somos jóvenes esas imposiciones o circunstacias, nos frustan, nos cabrean, nos impiden y queremos romper esas cadenas. Con el poder de la repetición, de la entrega; con el poder del querer hacer, los jóvenes consiguen solventar las barreras y en muchos casos cambiar la tradición.

Desde mi punto de vista, con la juventud veíamos a los mayores como deidades que ocultaban el sol detrás de ellos. Deidades que a veces nos aportaban luz al camino y mayormente daban sombra por imposición de fronteras impuestas desde su inconsciencia.

Veo, en retrospectiva, esta sensación "de imposición". Y puedo decir que tuve profesores que aún hoy me asustan (me imponen), me cambio de acera porque lo único que me aportaron fue respecto por miedo ("terror") y sobretodo en mi interior rencor, odio y dolor. Un recuerdo que me invade y que espero que mis hijos no tengan que recordar.

Posiblemente, transfiera algo de ese corage en mis palabras y en mis acciones; siendo en algún momento una persona que divulgue lo contrario a lo que cree. Incluso que imponga normas en las que no cree.

Creo en "decir la verdad en todos los casos". Creo en afrontar la vida con naturalidad y mostrándola tal y como es... creo en el individuo, creo en el poder de los colectivos. Aunque odio los colectivos politizados porque se aproximan demasiado a la corrupción del poder político o el poder absoluto.
Creo en la incoherencia, creo en la diferencia.
Creo en lo caótico y en lo ambiguo. Creo en el prueba y error: el resultado no es tan importante.
Creo en la rútina aunque no me gusta.
Creo que me equivoco como persona. Creo que como colectivo nos equivocamos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia