Ir al contenido principal

La tristeza en la sonrisa complaciente: experiencia acumulada.

El síntoma que se aprecia cuando sumas años es la falta de ilusión.
La sensación de que no hay nada que te pueda sorprender interponiendo una sonrisa complaciente delante de los demás.

Se nota cuando voy entrando en años cuando me pongo a comer y no aprecio lo mal o lo bien que sabe la comida; ni pienso en que lleno estoy... solo como porque es hora de comer o veo masticar al resto  que parecen tener hambre.

Mis hijos comen cuando tienen hambre o cuando hay algo que le ofrecen y no pueden decir que no... pero cuando tienen que comer porque es hora de comer: no comen porque si, si no porque tienen hambre o porque disfrutan haciéndolo. Sin embargo, yo si, como por convención. 

Puedo no tener hambre, pero veo comer y como.

No saboreo los dulces: simplemente los aspiro y al acabar pienso porque he hecho esto. "El gozo en un pozo".
Ahora el disfrute se ha acabado y solo me queda el recuerdo. Ya tengo memorizado el sabor y me quedo con el recuerdo de las tantas repeticiones que he echo. Sin embargo, el joven todavía disfruta del estímulo de los sabores, por eso mastica de otra forma... chupa los dedos, come las migas y le brillan los ojos pensando en que hay más para comer, pensando en lo rico que puede saber lo siguiente o lo asqueroso que puede a llegar a ser algún alimento que todavía no ha probado.

No como pomelos porque son amargos...
No tomo limón porque sé que es ácido y que no me complace ese sabor...
Pero la juventud le mola, es diferente a lo normal: salado y dulce.

Cuando envejecemos olvidamos la realidad y simplemente utilizamos el recuerdo. El recuerdo es el resultado: el placer de descubrir lo apartamos.

No voy de 'fiestuki' porque ya se lo que encontraré: una orquesta, unos chiringuitos, gente, una barra para tomar algo. También doy por hecho que me voy a aburrir porque no existe la novedad que un joven puede experimentar. La química, las sensaciones estimulantes, la luces brillantes, los sonidos flipantes,... todo aquello que alguna vez vimos de forma especial se vuelve llano... solo se vive una vez.

Veo una película, me quedo dormido. Para mi sigue el mismo patrón: introducción, desarroyo y desenlance que generalmente es muy complaciente con el espectador.

Veo las mismas series porque ya me identifico con los personajes y empatizo con esos actores... me es fácil de digerir... me conformo con lo que ya asimilé.

No arriesgo porque los diferentes resultados a lo largo de mi vida al exponerme al peligro me dieron resultados malos y otros buenos... pero mi inconsciente asimiló que me quedé vulnerable: mi cuerpo tiene miedo a morir.

Eso es envejecer...
Dar por hecho que el resto de los días van a ser iguales al anterior... en esencia es verdad, pero al detalle, un día es totalmente diferente al otro.

Pero en realidad no podemos controlar nada de lo que nos  rodea.

La reacción es lo más importante de nuestra vida.

Si nos quedamos parados ante los cambios nos morimos. Nos secamos por dentro.

No  quiero secarme por dentro, no quiero hacer lo que me mandan.

Los niños, lo primero que aprenden es a decir que no. Creo que se lo imponemos. Pero también creo que es un forma de evolucionar, una forma de rechazar lo impuesto por las anteriores generaciones. Es una forma de equivocarnos con frecuencia, para que así, como colectivo, podamos alcanzar todas las combinaciones a lo largo de la evolución de nuestra especie.

Tras la decepción de la experiencia pasan las palabras previas, "vas caer", "el que avisa no es traidor":

..."Hoy me equivoqué,... ahora voy hacer caso a mi madre/padre, ya que las otras veces que les hice caso me dio resultado".

Una vez que estás orientado continúas un nuevo camino, muy similar pero con ligeras diferencias y distintos obstáculos que te harán escoger una opción que posiblemente sea un error... sumando experiencia.

Somos la suma de experiencias, podemos aprender escuchando o podemos equivocarnos muchas veces para desarroyar un camino diferente (tortuoso y a la vez esperanzador) o podemos adquirir muchos conocimientos previos para continuar por un sendero desconocido y explorarlo antes que nadie, descubriendo, avanzando. Lo que es lo mismo, podemos ser pitos mareados que no saben a donde van: o con suerte podemos ser una extensión de otro que trazó un camino y lo marcó para que otros pudieran llegar hasta ahí con facilidad, partiendo de allí ser un pito mareado pero adelantado al tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia

Pobre de mi: "Propósitos de año nuevo"

La vida es dura. Estoy en esa época de la vida en la que te levantas y te sientes viejo. Un viejo con toda la vida por delante con miedo a la muerte. Esto implica que tengo esta frase siempre en la cabeza: "Solo se vive una vez". En otras palabras, que el tiempo se acaba sin uno darse cuenta. El cerebro se abandona porque tiene la vida resuelta: tengo comida, tengo una mujer que me puede dar hijos, tengo hijos a los que criar y me dan esperanza, que necesitan de unos cuidados, que implican unos deberes y obligaciones como padre, y tengo una vida. Toda mi vida requiere de un trabajo que genere dinero para poder pagar unos gastos y además tengo unas deudas para toda la vida que me atan. Quiero vivir para poder crecer como persona y quiero morir para dejar de deber dinero a una sociedad que no le debo nada. Quiero decir con esto, que tengo una hipoteca que me quema como ser vivo y me quita muchísimas horas de mi vida. Además tengo un trabajo que me ata porque lo sé hacer y me pa

3ª dosis.

Descripción previa a la 3ªdosis. Invierno de 2022. Ya vamos con la tercera y parece que esto no acaba. Está tarde vuelven a darme por saco. La vacuna vuelve a mi sangre. Y esta vez, qué síntomas tendré. Todavía no han pasado 6 meses desde mi última dosis y ya me van a enchufar la otra. ¿Cuántos síntomas voy a tener? ¿Mi cuerpo va a empeorar? Desde que me pongo la vacuna, mi cuerpo se recupera más mal y tengo lesiones musculares con más regularidad al hacer ejercicio intenso. Supongo que esto dependerá tambien de la falta de constancia, de la edad, el peso. La vacuna me intesificó el dolor de piernas porque antes no notaba las varices y, ahora, las tengo más marcadas y más dolorosas. Me están saliendo cierto tipo de bultos en la ingle, parecidos a quistes... que no se que mierda son, pero, que antes de la vacuna, nunca me había fijado en ellos. Durante casi un mes después de aplicar la dosis perdí líbido, supongo que por el cansancio y por el impacto de la dosis. El cuerpo se debilita