Ir al contenido principal

La tristeza en la sonrisa complaciente: experiencia acumulada.

El síntoma que se aprecia cuando sumas años es la falta de ilusión.
La sensación de que no hay nada que te pueda sorprender interponiendo una sonrisa complaciente delante de los demás.

Se nota cuando voy entrando en años cuando me pongo a comer y no aprecio lo mal o lo bien que sabe la comida; ni pienso en que lleno estoy... solo como porque es hora de comer o veo masticar al resto  que parecen tener hambre.

Mis hijos comen cuando tienen hambre o cuando hay algo que le ofrecen y no pueden decir que no... pero cuando tienen que comer porque es hora de comer: no comen porque si, si no porque tienen hambre o porque disfrutan haciéndolo. Sin embargo, yo si, como por convención. 

Puedo no tener hambre, pero veo comer y como.

No saboreo los dulces: simplemente los aspiro y al acabar pienso porque he hecho esto. "El gozo en un pozo".
Ahora el disfrute se ha acabado y solo me queda el recuerdo. Ya tengo memorizado el sabor y me quedo con el recuerdo de las tantas repeticiones que he echo. Sin embargo, el joven todavía disfruta del estímulo de los sabores, por eso mastica de otra forma... chupa los dedos, come las migas y le brillan los ojos pensando en que hay más para comer, pensando en lo rico que puede saber lo siguiente o lo asqueroso que puede a llegar a ser algún alimento que todavía no ha probado.

No como pomelos porque son amargos...
No tomo limón porque sé que es ácido y que no me complace ese sabor...
Pero la juventud le mola, es diferente a lo normal: salado y dulce.

Cuando envejecemos olvidamos la realidad y simplemente utilizamos el recuerdo. El recuerdo es el resultado: el placer de descubrir lo apartamos.

No voy de 'fiestuki' porque ya se lo que encontraré: una orquesta, unos chiringuitos, gente, una barra para tomar algo. También doy por hecho que me voy a aburrir porque no existe la novedad que un joven puede experimentar. La química, las sensaciones estimulantes, la luces brillantes, los sonidos flipantes,... todo aquello que alguna vez vimos de forma especial se vuelve llano... solo se vive una vez.

Veo una película, me quedo dormido. Para mi sigue el mismo patrón: introducción, desarroyo y desenlance que generalmente es muy complaciente con el espectador.

Veo las mismas series porque ya me identifico con los personajes y empatizo con esos actores... me es fácil de digerir... me conformo con lo que ya asimilé.

No arriesgo porque los diferentes resultados a lo largo de mi vida al exponerme al peligro me dieron resultados malos y otros buenos... pero mi inconsciente asimiló que me quedé vulnerable: mi cuerpo tiene miedo a morir.

Eso es envejecer...
Dar por hecho que el resto de los días van a ser iguales al anterior... en esencia es verdad, pero al detalle, un día es totalmente diferente al otro.

Pero en realidad no podemos controlar nada de lo que nos  rodea.

La reacción es lo más importante de nuestra vida.

Si nos quedamos parados ante los cambios nos morimos. Nos secamos por dentro.

No  quiero secarme por dentro, no quiero hacer lo que me mandan.

Los niños, lo primero que aprenden es a decir que no. Creo que se lo imponemos. Pero también creo que es un forma de evolucionar, una forma de rechazar lo impuesto por las anteriores generaciones. Es una forma de equivocarnos con frecuencia, para que así, como colectivo, podamos alcanzar todas las combinaciones a lo largo de la evolución de nuestra especie.

Tras la decepción de la experiencia pasan las palabras previas, "vas caer", "el que avisa no es traidor":

..."Hoy me equivoqué,... ahora voy hacer caso a mi madre/padre, ya que las otras veces que les hice caso me dio resultado".

Una vez que estás orientado continúas un nuevo camino, muy similar pero con ligeras diferencias y distintos obstáculos que te harán escoger una opción que posiblemente sea un error... sumando experiencia.

Somos la suma de experiencias, podemos aprender escuchando o podemos equivocarnos muchas veces para desarroyar un camino diferente (tortuoso y a la vez esperanzador) o podemos adquirir muchos conocimientos previos para continuar por un sendero desconocido y explorarlo antes que nadie, descubriendo, avanzando. Lo que es lo mismo, podemos ser pitos mareados que no saben a donde van: o con suerte podemos ser una extensión de otro que trazó un camino y lo marcó para que otros pudieran llegar hasta ahí con facilidad, partiendo de allí ser un pito mareado pero adelantado al tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Calor, calor no hace mucho

Calor, calor no hace mucho. Estamos en verano y el sol se desvanece entre las nubes. La verdad, es que hay humedad en el ambiente y el asfalto chorrea. Joder, que mierda de descripción. Todo lo que digo se queda en nada. Vaya cagada (zurullo). Estoy 'aparvado' y no escribo nada decente. En un lugar claro y cerrado en el que estoy ahora mismo, me siento enclaustrado, agónico, sin respiración. El sudor me corre por la piel blanca. Esto es un día como otro cualquiera. La perdición de un ángel caído que no encuentra su punto de inflexión. El cambio hacia el buen camino. Vaya, ¿¡que estoy diciendo!? Me vuelvo loco otra vez. Respiro profundamente y expulso el aire viciado de mis pulmones. Vuelvo a empezar después de romper esa cantidad de palabras sin sentido. La orientación se me centra y vuelvo a empezar mi relato pero esta nueva página se queda en blanco, y el segundero empieza a sonar más alto y más rapidamente. Las horas vuelan y la página en vacío.