Ir al contenido principal

El poder del trabajo

El fin de semana pasado vi un par de películas que me enseñaron un par de cosas: Lucha por tús sueños. Esto implica que tus sueños no son ridículos a pesar de que el resto de las circunstancias digan lo contrario. A pesar de la duda sigue luchando por tus sueños y no dejes de intentar de hacer las cosas que te gustarían hacer. Digan lo que digan; cueste lo que cueste...

La siguiente cosa es que hay mucha más gente que está luchando todavía más que tú por sus sueños, esa gente, posiblemente sea un poco egocéntrica y muy crítica consigo mismo y con su equipo. Y aún así va a querer mucho a sus compañeros de trabajo porque al final solo hay una firma pero sin embargo hay personas detrás de ese trabajo: un colectivo y un lider que consigue que eso funcione como un buena máquina engrasada.

Trabajo y más trabajo. Trabajar es luchar por unos ideales. Para trabajar hay que disfrutar.
Es necesario ver las cosas desde un punto de vista diferente.

Él todo vale es fundamental...

En las guerras hay muertes y de alguna forma no nos echamos las manos a la cabeza. Nos entristecemos y como no nos afecta demasiado al día a día lo dejamos correr. Después hay otras situaciones  más espeluznantes como "un hombre de familia mata a todos los miembros y luego se suicida" pero seguimos dando la vuelta y olvidamos. Tampoco nos afecta.
Después vemos sangre casi todos los domingos al pasar la fiesta que se monta el sábado noche y tampoco nos sorprendemos. Sin embargo, nos reímos cuando hacemos apología de la violencia como cuando un repartidor de pizza se asusta y desmalla al ver un, posible, muerto en un piso y un inquilino amenazante con un cuchillo en la mano. Estamos pirados y no nos damos cuenta.

La gente sobrevive y algunas veces disfruta.

Las personas disfrutan contando sus aventuras de juventud pero no se acuerdan del presente porque, simplemente, es aburrido.

¿Cuánto hay de emocional en los recuerdos?
Yo no me recuerdo de las cosas del día a día pero cuando hago retrospectiva de mi vida el cerebro se me inunda de ideas, de cosas maravillosas y divertidas que me pasaron. Sin embargo, lo que soy ahora es una amalgama como un masa gris que me rodea, no me satisface y, a veces, me entristece, creo... que me avergüenzo... no se... tampoco es eso. No me arrepiento... quizá si, de una sola cosa, ocultar que soy una persona muy emocional.

Necesito esa sensación e inspiración de otros para entrar en extasis y encenderme como una bombilla para poder dar ideas al mundo.

El trabajo, me aburre, me hace desconectar no porque sea monótono en si, sino porque la gente se pone en automático y se olvida de la emoción. Acumulamos mal estar y nos ponemos malos y al final, algunas veces explotamos... y pasan cosas raras en pequeñas dosis.

Estamos en modo cuenta atrás...1000, 999, 998,...

Después del temporal viene la calma.
Después de pasar la enfermedad, nos tenemos que olvidar y pensar en lo que podamos hacer.
Disfrutemos de nuestra familia, de nuestros amigos, de lo que nos rodea, de los días soleados en que sopla una brisa fresca con olor a primavera.
Disfrutemos.
Y, ¿Por qué no? LLoremos y pongamonos tristes y también asustémonos.
Las emociones en pequeñas dosis son buenas y necesarias.
Cabreémonos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia