Ir al contenido principal

De qué vale sufrir si todos terminamos en el mismo lugar.

Cada día me encuentro sumergido en más mierda, no literalmente pero me cago a diario en mí.
Siempre cojo el camino más corto y  luego empiezo a arrepentirme.
¿Por qué me arrepiento si no hay decisiones malas, habiendo errores a corregir?
Porque nunca he buscado la senda más correcta. Siempre la fácil que, seguramente hará más daño a mis allegados.
La senda que, seguramente, llegará a una mentira o a un callejón sin salida que me hará sentirme fatal y gritar, aaaahhhh!!

¿Por qué tomarlo tan en serio si voy a inexistir?

Cuando era pequeño hacia cosas nuevas constantemente y me sentía libre.
Ahora me encierro dentro de mi rutina y me siento seguro pero cabreado. No surgen las añoradas vivencias de antaño.

Todos nos hemos enchufado a internet y nos damos cuenta que todo lo real va más despacio.
Necesito esa lentitud y esa calma para reposar las ideas. Necesito ese tiempo insoportable  que es el aburrimiento para centrar objetivos. Y quizás necesito no devorar todo a la velocidad de la luz.
Mis ansias de adquirir conocimiento son tan grandes que el tiempo se me hace corto y la angustia se alarga.

¿Qué cosas hacer y que cosas apartar?
¿Qué me llena y qué me vacía?
Desde luego la ira me vacía.
Los libros me llenan y me agotan. Me llena ver internet pero me consume por dentro porque quiero mirar todas las noticias quedándome vacío y sin tiempo. Además el cerebro tiene límites y no puedo retener todo.
Me gustan las imágenes pero no me detengo en ellas provocándome el olvido de las visionadas y de otras.
Me satisface dibujar.
Me satisface escribir.
Y ansío ver todas las pelos que descargo: una locura.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Calor, calor no hace mucho

Calor, calor no hace mucho. Estamos en verano y el sol se desvanece entre las nubes. La verdad, es que hay humedad en el ambiente y el asfalto chorrea. Joder, que mierda de descripción. Todo lo que digo se queda en nada. Vaya cagada (zurullo). Estoy 'aparvado' y no escribo nada decente. En un lugar claro y cerrado en el que estoy ahora mismo, me siento enclaustrado, agónico, sin respiración. El sudor me corre por la piel blanca. Esto es un día como otro cualquiera. La perdición de un ángel caído que no encuentra su punto de inflexión. El cambio hacia el buen camino. Vaya, ¿¡que estoy diciendo!? Me vuelvo loco otra vez. Respiro profundamente y expulso el aire viciado de mis pulmones. Vuelvo a empezar después de romper esa cantidad de palabras sin sentido. La orientación se me centra y vuelvo a empezar mi relato pero esta nueva página se queda en blanco, y el segundero empieza a sonar más alto y más rapidamente. Las horas vuelan y la página en vacío.