Ir al contenido principal

La habilidad olvidada de destruir y reparar.

Cuando era pequeño siempre tenía una gran inquietud por saber que pasaba si eliminaba una pieza de alguno de mis juguetes. Al final acababa con cochitos descapotables y juguetes con esparadrapo para sujetar alguna pieza.
Con eso hacía incentivar mi creatividad que en la actualidad está oculta por el paso del tiempo e ideas que fui cultivando erróneamente: como el culto a lo nuevo frente a lo reparado.
Antes la gente aprovechaba las cosas que necesitaban hasta que no se mantenían en pie: potas remachadas, calcetines zurcidos y piezas de remolques de tractores soldadas y resoldadas una y otra vez.
Ahora hay una garantía de dos años que nos bloquea, que no nos deja fozar dentro del aparato, que estamos modificando y es nuestro. Si tocamos algo de su interior y deja de funcionar el fabricante nos da la espalda con una ley que los respalda.
Desde hace tiempo, cada dispositivo viene con su tipo de tornillo del que no existe destornillador.
Cada día las marcas principales de cosas útiles nos hacen un poco más dificil lo de usar un objeto hasta que sea necesaria su reparación o el cambio por un nuevo objeto.
Nos acomodamos y tiramos con lo que tenemos para luego comprar algo que nos venden por mejor y a la moda.
Hace mucho tiempo las empresas inventaron la obsolescencia programada y ahora esta técnica para que nosotros compremos algo nuevo se a convertido en algo habitual.
Con la ropa, está la moda y con todo lo demás algo parecido.
Donde no pasa tanto es dentro de una empresa mediana o grande, Se tienen unas maquinarias que son rápidas y resistentes. Pero al final acaban por aparecer máquinas con mayor productividad que obligan a los empresarios a sustituirlas o añadirlas para con el tiempo dejar a un lado la máquina vieja.
Esto es necesario cambiarlo porque ahora flotamos en un mar de basura que ahoga la naturaleza y  a los ecosistemas que acaban por convertirse en estercoleros que sirven de focos de infección de nuevas enfermedades.
Es necesario combatir esta fiebre de estrena y tira nuevo con la ensechanza  que siempre promulgaron los abuelos o bisabuelos que es comparte y repara lo que funciona: o lo que es lo mismo haz las cosas que compras tuyas y disfrútalas hasta que no puedas aprovecharlas más y si no las usas seguramente habrá gente que pueda usarlas como si fueran nuevas debido a la necesidad.
El derroche es malo.
La austeridad es buena. Es necesario educar en ello a los que vienen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Calor, calor no hace mucho

Calor, calor no hace mucho. Estamos en verano y el sol se desvanece entre las nubes. La verdad, es que hay humedad en el ambiente y el asfalto chorrea. Joder, que mierda de descripción. Todo lo que digo se queda en nada. Vaya cagada (zurullo). Estoy 'aparvado' y no escribo nada decente. En un lugar claro y cerrado en el que estoy ahora mismo, me siento enclaustrado, agónico, sin respiración. El sudor me corre por la piel blanca. Esto es un día como otro cualquiera. La perdición de un ángel caído que no encuentra su punto de inflexión. El cambio hacia el buen camino. Vaya, ¿¡que estoy diciendo!? Me vuelvo loco otra vez. Respiro profundamente y expulso el aire viciado de mis pulmones. Vuelvo a empezar después de romper esa cantidad de palabras sin sentido. La orientación se me centra y vuelvo a empezar mi relato pero esta nueva página se queda en blanco, y el segundero empieza a sonar más alto y más rapidamente. Las horas vuelan y la página en vacío.