Ir al contenido principal

Incapaz de ordenar mi armario

Ropa y más ropa, cada cierto tiempo compro algo de ropa. Al menos veinte días al año voy a comprar ropa, siempre me compro alguna prenda de temporada y otras de oferta.
Tengo un armario enorme pero está lleno de camisas, camisetas de colores, camisetas de sisas y pantalones de colores, legings, faldas, vestidos, pantis y un montón de pares de zapatos donde las parejas se encuentran una vez cada dos años cuando los pruebo y me los pongo.
Sábanas, mantas y covertores se encierran en los fondos y esquinas de mis dos armarios.
Además está la cama llena de prendas nuevas recién lavadas que se arrugan y que cogen el polvillo del ambiente al tiempo que la pelusilla soltada por mi mascota, conejo, que se aburre de la cantidad de ropa clara que hay delante moviéndose y lanzando sus caquitas con sus largas uñas.
Y siempre que voy a hacer un poco de hueco, algo de espacio, veo que me gusta toda la que tengo y además: me dan pena todos aquellos zapatos que nunca me sirvieron y están nuevos, esos rojos con brillantes, las botas hasta la rodilla que nunca subieron por encima de la pantorrilla, los vaqueros elásticos que siempre me quedaron pequeños y los legings imitando la piel de cocodrilo que me quedan todavía flojos. Guardo también esa cazadora de piel que de tanto ponerla, la cremallera se rompió y que aún hoy pongo o intento poner y me doy cuenta que no la puedo vertir cuando más me hace falta: los días de frío.
Las miro y cobran vida, como si de unos animalitos indefensos de mi propiedad y no queriendo pasar a mejor vida se revelan ante mi mostrándome sus mejores cualidades y ocultándome su carencias y roturas.
Y yo sigo comprando, y la ropas sigue acumulándose. Y la ropa nueva se envejece y arruga como si de flores a flores marchitas se transformaran dentro de mi armario.
Y al final me encuentro con un montón de recuerdos a los que tengo cariño. Y vuelve todo para adentro.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia