Ir al contenido principal

Run mierda

se parecía algo a este Amstrad
Seguramente no sea al primer juego que me vició en toda mi existencia pero si de los pocos que jugué en una pantalla verde de 12 pulgadas.
Solo tengo varios recuerdos de él:

  • unos píxeles juntos que parecían un palo con nariz y sin ropas que se desplazaba por pantallas en las que había obstáculos para sortear. 
  • Los sonidos eran, de 6/8bits como los de R2-D2, peores incluso que el típico sonido pegadizo del 'come cocos'.
  • El 'cacharro' era de un amigo  e iba a su casa en fin de semana a perder vidas para probar tonterías. 
  • Lo mejor: era el salto, del personaje con sombrero y nariz, que tenía con varias precisiones en altura, para mi toda una novedad. 
  • Además habían un montón de juegos en disquetes un poco más anchos que los disquetes de dos y medio. 
  • También me gustaba el sonido que emitía el lector (disquetera) y el recuerdo de que el ordenador era un teclado.

Run mierda era un juego malo 'con ganas' pero todavía veo la imagen de sobrepasar el horizonte del monitor y en ese momento aparecer otra imagen en la que el señor con sombrero y nariz aparecía en la otra punta en un nuevo escenario rarísimo.
Cuando era pequeño no me interesaba pasar fases (dada su dificultad) sino entretenerme y matar al protagonista en las distintas fases que habían.
Y ahora me viene el sonido intro metalizado de otros juegos que habían en ese ordenador (similar a la música arcade que ponen en los cracks de muchos programas piratas).

Y después llegó la consola: el Super Mario World era dificilísimo y el Super Street Fighter II imposible de jugar.
Pensaba que este Super Mario solo tenía esas 4 fases a las que jugaba y ganaba una y otra vez. La última que estaba sin pasar era la siguiente a la del primer Castillo del malo de la película que era uno de los hermanos de Bowser.
Al final me pasé al Super Street Fighet 2 que era más dificil pero se podían dar a los botones y disfrutar de los sonidos diferentes de cada uno de los tipos de patadas y puñetazos. El mando se me hacía grande y no era capaz de saltar a la vez y de pulsar el botón de patada fuerte o capaz de hacer 'las manos' de E.Honda tenía que apoyar el gamepad sobre el sofá y dejar de mirar a la pantalla.
Eche semanas aprendiendo y dominando las técnicas especiales de los personajes. Eran complicadísimos y luego apareció la primera victoria  contra el primer jefe: Balrog después de varios 'continues'. Después de mucho tiempo era capaz de acabar el juego con casi un millón de puntos en el nivel dificil de todo. Ganaba a mis amigos que presumían de buenos incluso con una sola mano porque la otra me la sujetaban para intentarme ganar.
Era el rey del sofá de mi casa.

Nota: para poder jugar con dos Ryu simultaneamente había que pulsar esta combinación de teclas cuando aparecía el dibujo de Capcom R↓,L↑,Y(botón verde), B(botón amarillo), X(botón azul), A(botón rojo).


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Calor, calor no hace mucho

Calor, calor no hace mucho. Estamos en verano y el sol se desvanece entre las nubes. La verdad, es que hay humedad en el ambiente y el asfalto chorrea. Joder, que mierda de descripción. Todo lo que digo se queda en nada. Vaya cagada (zurullo). Estoy 'aparvado' y no escribo nada decente. En un lugar claro y cerrado en el que estoy ahora mismo, me siento enclaustrado, agónico, sin respiración. El sudor me corre por la piel blanca. Esto es un día como otro cualquiera. La perdición de un ángel caído que no encuentra su punto de inflexión. El cambio hacia el buen camino. Vaya, ¿¡que estoy diciendo!? Me vuelvo loco otra vez. Respiro profundamente y expulso el aire viciado de mis pulmones. Vuelvo a empezar después de romper esa cantidad de palabras sin sentido. La orientación se me centra y vuelvo a empezar mi relato pero esta nueva página se queda en blanco, y el segundero empieza a sonar más alto y más rapidamente. Las horas vuelan y la página en vacío.