Ir al contenido principal

Caos de una ciudad llamada "Puerta"

Tras muchos años en la ciudad me doy cuenta que todo ciudadano esconde algo de lo que se avergüenza. Cada una de las familias son una mentira que oculta el carácter destructor de un conjunto que se llama ciudad "Puerta".
Estamos hacinados en nuestros hogares con miedo a la muerte aunque hace mucho tiempo que perdimos la esperanza (...todavía protegemos a los nuestros de lo que nos acecha). Sabemos que tenemos miedo. Sabemos como protegernos pero no sabemos sobreponernos a esta sensación. La ciudad se derrumba y nosotros temblamos ante ello.
La rutina del día a día nos envuelve, unos pocos tienen trabajo y el resto sobrevive con la ayuda del gobierno: Nos aporta un hogar y alimento. Pero se olvidan de darnos algo que es más importante: "el deseo de ser alguien en la vida". ¿Qué sentido tiene la vida cuando pierdes todo por lo que has luchado?
Somos más de medio millón de habitantes y solo el 10% se siente lleno. El resto ve como se destruyen los vecinos con el alcohol y las drogas que hace más de veinte años que son legales. Antes eran un desahogo que daba la felicidad. Ahora es la enfermedad que silencia los pensamientos del individuo.
Los medios de comunicación son la tercera droga que inundan de tristeza y desolación las mentes de los más lentos. Las promesas y las mentiras son las segunda droga que apacigua el deseo de ser alguien de los muchos que lucharon por vivir con dignidad social y tranquilidad moral.
De cada cien nacidos, veinte son reclutados para hacer soldados que nos protegerán de la maldad que generamos al otro lado de los muros donde, antes, la naturaleza perduraba frente a la tecnología pero, ahora, la destrucción y la contaminación envenenan el ambiente.
Tenemos máquinas que producen oxígeno, tenemos máquinas que absorben la energía que proviene de vientos huracanados y de la radiación solar diaria. Tenemos máquinas que purifican el agua y enormes cúpulas en donde se produce biomasas para alimentar a nuestras fábricas de alimentos.
Hace tiempo que la vida natural no existe.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia