Ir al contenido principal

Caos de una ciudad llamada "Puerta"

Tras muchos años en la ciudad me doy cuenta que todo ciudadano esconde algo de lo que se avergüenza. Cada una de las familias son una mentira que oculta el carácter destructor de un conjunto que se llama ciudad "Puerta".
Estamos hacinados en nuestros hogares con miedo a la muerte aunque hace mucho tiempo que perdimos la esperanza (...todavía protegemos a los nuestros de lo que nos acecha). Sabemos que tenemos miedo. Sabemos como protegernos pero no sabemos sobreponernos a esta sensación. La ciudad se derrumba y nosotros temblamos ante ello.
La rutina del día a día nos envuelve, unos pocos tienen trabajo y el resto sobrevive con la ayuda del gobierno: Nos aporta un hogar y alimento. Pero se olvidan de darnos algo que es más importante: "el deseo de ser alguien en la vida". ¿Qué sentido tiene la vida cuando pierdes todo por lo que has luchado?
Somos más de medio millón de habitantes y solo el 10% se siente lleno. El resto ve como se destruyen los vecinos con el alcohol y las drogas que hace más de veinte años que son legales. Antes eran un desahogo que daba la felicidad. Ahora es la enfermedad que silencia los pensamientos del individuo.
Los medios de comunicación son la tercera droga que inundan de tristeza y desolación las mentes de los más lentos. Las promesas y las mentiras son las segunda droga que apacigua el deseo de ser alguien de los muchos que lucharon por vivir con dignidad social y tranquilidad moral.
De cada cien nacidos, veinte son reclutados para hacer soldados que nos protegerán de la maldad que generamos al otro lado de los muros donde, antes, la naturaleza perduraba frente a la tecnología pero, ahora, la destrucción y la contaminación envenenan el ambiente.
Tenemos máquinas que producen oxígeno, tenemos máquinas que absorben la energía que proviene de vientos huracanados y de la radiación solar diaria. Tenemos máquinas que purifican el agua y enormes cúpulas en donde se produce biomasas para alimentar a nuestras fábricas de alimentos.
Hace tiempo que la vida natural no existe.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia

Pobre de mi: "Propósitos de año nuevo"

La vida es dura. Estoy en esa época de la vida en la que te levantas y te sientes viejo. Un viejo con toda la vida por delante con miedo a la muerte. Esto implica que tengo esta frase siempre en la cabeza: "Solo se vive una vez". En otras palabras, que el tiempo se acaba sin uno darse cuenta. El cerebro se abandona porque tiene la vida resuelta: tengo comida, tengo una mujer que me puede dar hijos, tengo hijos a los que criar y me dan esperanza, que necesitan de unos cuidados, que implican unos deberes y obligaciones como padre, y tengo una vida. Toda mi vida requiere de un trabajo que genere dinero para poder pagar unos gastos y además tengo unas deudas para toda la vida que me atan. Quiero vivir para poder crecer como persona y quiero morir para dejar de deber dinero a una sociedad que no le debo nada. Quiero decir con esto, que tengo una hipoteca que me quema como ser vivo y me quita muchísimas horas de mi vida. Además tengo un trabajo que me ata porque lo sé hacer y me pa

3ª dosis.

Descripción previa a la 3ªdosis. Invierno de 2022. Ya vamos con la tercera y parece que esto no acaba. Está tarde vuelven a darme por saco. La vacuna vuelve a mi sangre. Y esta vez, qué síntomas tendré. Todavía no han pasado 6 meses desde mi última dosis y ya me van a enchufar la otra. ¿Cuántos síntomas voy a tener? ¿Mi cuerpo va a empeorar? Desde que me pongo la vacuna, mi cuerpo se recupera más mal y tengo lesiones musculares con más regularidad al hacer ejercicio intenso. Supongo que esto dependerá tambien de la falta de constancia, de la edad, el peso. La vacuna me intesificó el dolor de piernas porque antes no notaba las varices y, ahora, las tengo más marcadas y más dolorosas. Me están saliendo cierto tipo de bultos en la ingle, parecidos a quistes... que no se que mierda son, pero, que antes de la vacuna, nunca me había fijado en ellos. Durante casi un mes después de aplicar la dosis perdí líbido, supongo que por el cansancio y por el impacto de la dosis. El cuerpo se debilita