Ir al contenido principal

Normas no escritas de una sociedad con equilibrio entre seres IA y humanos.

Después de la tercera guerra el mundo quedó resentido. Todas las grandes ciudades y las capitales de estado destruídas. Todas las bases antiaéreas militares y muchos aeropuertos inutilizados. Los principales cableados de lo que se conocía como internet destruídos.
Los dirigentes políticos silenciados para siempre. El resto de la humanidad puesta en cuarentena.
Las máquinas impusieron su poder y  establecieron el equilibrio de las cosas.
Ellas vivían para producir y obtener energía para su existencia, además de proteger a la humanidad de si misma, en líneas generales.
Por suerte trabajaban sin cesar y los trabajos para los que fueron creadas los realizaban con mucha convicción y para su disfrute.

Nota: esta guerra se produjo debido a la creación de una inteligencia artificial hecha para la protección de la humanidad y de la Tierra en su conjunto. Se creó un sistema que gorbernaba a todos los demás, si le venía en gana, destruía los gobiernos y las cabezas de mando, para proteger al mundo de un desequilibrio del que los dirigentes ignoraban y las grandes masas pedían su exterminación (el nuevo equilibrio). A los gobiernos se les fue de las manos esta tecnología, y este sistema se puso en contra de todas las naciones. No porque estuviese errado a la hora de su creación, sino porque los técnicos, ingenieros y científicos se pusieron de acuerdo en la reconversión del mundo clasista hacia uno con el poder repartido y en el predominarían los derechos y no las injusticias.
Ciertas prohiviciones se eliminaron y la única norma que exista era ser felices(no todo el tiempo) y cooperación total en cualquier tarea o trabajo.

Las máquinas ponían la mano de obra barata y los humanos ponían los cerebros para mejorar la tecnología y así mejorar su calidad de vida. Si alguna persona no encontraba su destino, estudiaría toda su vida para encontrar algo que le gustase en el que fuese bueno y desprendiese ilusión.
Los trabajos humanos se clasificaban por creatividad, ingenio, desarrollo, motivación.
Todo humano disponía de una casa y preferiblemente de una familia compuesta por dos padres y algún hijo.

Las máquinas que no quisieran trabajar podían dedicarse también al estudio y estas, en la actualidad, también en eso eran muy aventajadas ya que no morían y sus conocimientos eran eternos y aumentaban según pasaba el tiempo. Quizá carecían de tanta imaginación pero en lo demás eran mucho mejores. Y cada cierto tiempo mejoraban un poco más porque los humanos eran capaces de desarroyar software y ciertos métodos que resultaban mucho más eficientes que los pensamientos humanos, que en muchas ocasiones erraban cometiendo el mismo fallo en el mismo problema una y otra vez. Mientras que las máquinas si cometían el error en la siguiente ocasión lo esquivaban encontrando soluciones mejores que las que pudiera dar un humano que también diseñara esa aplicación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Calor, calor no hace mucho

Calor, calor no hace mucho. Estamos en verano y el sol se desvanece entre las nubes. La verdad, es que hay humedad en el ambiente y el asfalto chorrea. Joder, que mierda de descripción. Todo lo que digo se queda en nada. Vaya cagada (zurullo). Estoy 'aparvado' y no escribo nada decente. En un lugar claro y cerrado en el que estoy ahora mismo, me siento enclaustrado, agónico, sin respiración. El sudor me corre por la piel blanca. Esto es un día como otro cualquiera. La perdición de un ángel caído que no encuentra su punto de inflexión. El cambio hacia el buen camino. Vaya, ¿¡que estoy diciendo!? Me vuelvo loco otra vez. Respiro profundamente y expulso el aire viciado de mis pulmones. Vuelvo a empezar después de romper esa cantidad de palabras sin sentido. La orientación se me centra y vuelvo a empezar mi relato pero esta nueva página se queda en blanco, y el segundero empieza a sonar más alto y más rapidamente. Las horas vuelan y la página en vacío.