Ir al contenido principal

Ahora un cyborg 2

Tras las pruebas realizadas en estos dos últimos meses que me ha realizado mi tío Toni y con los pequeños ajuste dados a las nuevas incorporaciones introducidas en mi estructura general y en especial la ósea; mi cuerpo robotizado es mucho más ligero y flexible. Las moléculas de mis extremidades y de la de todos los órganos implantados se podían ajustar en tamaño y forma llegando a límites imposibles. Aunque mi cabeza por desgracia se mantiene grande debido a que su estructura tiene que proteger el cerebro de las inclemencias de las deformaciones producidas por esta habilidad. Puedo variar mi aspecto al de un gigante con 1000 toneladas de peso hasta alcanzar el tamaño de una pulga aunque con cabeza del tamaño original. Esto conllevaba que esta habilidad no sirviese para la infiltración. En casos de miniaturización solo servía para echarse unas risas.
Todo lo que quisiese hacer lo podría hacer. Me imaginaba que era una moto me convertía en una moto. Si hubiera querido disparar descargas de luz las desprediría. Si me quisiese teletransportar me teletransportaría. Aunque todo esto tiene un desgaste tanto energético como de materiales que de alguna manera se deben recolectar. Por eso mi cuerpo se alimenta siempre y cuando se lo autorizase para poder hacer los ajustes y relizar cualquier habilidad fuera de lo normal. Cuanto más bajo en agua sean los materiales más se aprovecharán.
Hasta el momento he activado el modo automático de mi cuerpo, disfrutando de las posibilidades y del poder que tiene sin darme cuenta del daño que estaba produciendo. Provando y provando me di cuenta que modificando mi estructura he destrozado todo lo que tenía a mi alrededor ya que los nanorobots absorben todo lo que necesiten en el momento de la tranformación y si mi armazón establece contacto contacto con los materiales (estando en modo automático). Fui calibrando el modo para poder establecer parámetros de seguridad y mis nanorobots solo comiensen tierra y materiales de desecho que nadie fuera a necesitar. Obtendría mis habilidades de transformación, de disparo, de defensa y de agilidad sin demasiado descontrol. Mis piezas todavía están en fase de prueba y ha saltado muy a menudo la alarma de nivel bajo de energía y de componentes. Demasiadas ideas en mi pequeña cabeza que ha tenido ganas de probar la práctica.
Creé esquís en mis pìes y como no pude esquiar creé la nieve con la humedad del ambiente y bueno en poco tiempo obtuve mi pista de esquiar de cien metros a un coste muy alto: yo estuve ralentizado y exhausto.
Después me pasaba horas buscando materiales de desecho compatibles y poniéndome al sol hasta sentirme abrasado. La sensanción de cuando uno se quema. Ahora no me quemo y para lo único que me sirve esta sensació es para avisarme de que las baterías están casi al tope. La sensación era horrible pero de vez en cuando también me alertaba del sobrecalentamiento de mi cuerpo. Mis componentes tienen buena refrigeración pero mis miembros humanos sienten el calor de las partes circuitadas, siendo un dolor casi insoportable. Lo del casi es porque se que era inducido aunque parecía como si me duchara en aceite hirviendo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia