Ir al contenido principal

Después de un borrador de zombis.

Zombi: persona que se supone muerta y que ha sido reanimada por arte de brujería, con el fin de dominar su voluntad. Atontado, que se comporta como un autómata.

Cuantas veces vimos zombis en el cine, en la televisión y todavía ahora sigue siendo un tema de interés para los jóvenes y los no tan jóvenes.

Cuando vamos al cine nos quedamos paralizados ante estas monstruosidades y en muchos casos nos hemos sobresaltado. Ahora la moda es verlos en películas de acción, en las que los protagonistas sobreviven con facilidad debido a sus abilidades fuera de lo normal. Tiros, golpes, cortes, sangre y tripas a doquier. Y el problema es que no paran de salir de todos los lados y en muchas ocasiones transformando a secundarios graciosos que aun siendo zombis da pena rematarlos ya que se mueven con cierta amabilidad y ternura.
Los protagonistas sufren por rematar a sus seres queridos después de haberse convertido en criaturas hambrientas sin vida y sin sentimientos. Nunca entenderé ese problema que ponen en todas las pelis.

Matemos al bicho y punto.

Para mi es hasta dificil matar a un capón pero una vez que matas un par de ellos uno empieza a acostumbrarse, hasta incluso, cuando procedemos a desplumarlo metiéndolo en agua hirviendo, el olor que desprende no es ni la mitad de nauseabundo que el olor que desprende un zombi arrastrándose después de llevar algunas semanas de viaje por todo tipo de terrenos inóspitos. No tengamos miedo al olor y finalicemos con la plaga de estas criaturas de fantasía que, en muchas ocasiones, se convierten en realidad en las cabezas de pirados.

Me imagino, algún día, matando a zombis, en el futuro, cuando empiece a ser una persona vieja, en el momento que mi mente estee deteriorada por el abuso y el exceso. Me imagino que en vez de matar esos bichos sea yo el loco que va en dirección contraria por la autopista y pensando, que todo el mundo que va bien por el camino, para mi, sean los locos/zombis. Zombis que una persona loca y senil tiene que matar para sobrevivir.

En conclusión, me da miedo mi mente, me doy miedo a mi mismo.

Recuerdo un documental sobre una práctica que hacían unos científicos locos sobre humanos hayá por los años, después de la segunda guerra mundial. En el que los ponían delante de una radio en donde estos operarios tenían que pulsar botones que provocaban descargas sobre un humano que se comunicaba por esa radio, olléndose gritos de dolor y palabras rogando que parase de pulsar ese botón. El tema era que esta persona era mandada por un científico estudiado de bata blanca que de alguna manera le obligaba a realizar esta práctica.
Que digo con todo esto, el experimento era para comprobar que cualquier humano en casi cualquier situación realizará cualquier cosa si se lo manda un alto cargo aunque su cabeza le dicte que eso es incorrecto. La finalidad era que un americano, un alemán o cualquier persona mataría a otra independientemente de su cultura, estudios o religión con solo un poco de presión se conseguiría en la mayoría de las personas un acto de obediencia sin oposición.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia