Ir al contenido principal

Tecnología en la habitación

Habitación pequeña y hermética con una puerta oculta en el techo. La puerta se deslizaba a lo largo del techo después de desencajarse y desfundirse unos cuantos centímetros del techo. Una vez dados estos pasos, aparecía una escalera energética magnética automática por donde acceder con facilidad a la habitación.
La habitación era bastante grande pero estaba llena de desechos metálicos y basura que para la mayoría no tenía valor ninguno pero supongo que algún componente serviría para algo.
Cosas que reconocía o que oí hablar de ellas en las revistas científicas que de vez en cuando leía cuando quería que me pegara el sueño aunque, ultimamente, solo dormía un par de días a la semana gracias a las drogas que estaba tomando.
Materiales que reconocía: Trozos de Láminas de 1cm y medio de espesor de acero y titanio. Placas fotovoltaicas flexibles. Bolsas de suero y otras con algún tipo de inhibidor de anticuerpos humanos para insertar las prótesis sin que cualquier cuerpo reaccione contra ellas de forma esagerada. Estas bolsas eran un poco desfasadas pero la realidad es que funcionaban mejor que la mayoría de los inhibidores actuales.
Cables de fibra rotos y otros enteros para conectar distintos aparatos entre si. Bueno, en fin trozos de cables que se usan para la comunicación de datos con gran rapidez.
Brazo robótico de color naranja apoyado sobre un pedestal metálico negro. Su extremo tiene un potente láser de corte.
Frabricado en china
Conductores artificiales: es decir, venas y arterias proteicas almacenadas en urnas de cristal con un líquido neutro para mantenerlas blandas y aptas para su uso.
Había varias prótesis de extremidades.
Soldador para metales.
Soldador/quemador para órganos.
También había un bisturí con brazo de precisión eléctrico gravital pero en estado de reposo y sujeto con una cutre cuerda (similar al de la foto, sin el pedestal metálico e invertido). Tenía dos cabezales: el que emite rayos que corta y el bisturí de titanio afilado con ciertas partículas de tamaño nano. (muy eficaz para corta ciertos materiales no orgánicos).
Otros sueros biorrecuperantes: creo que se componen de proteinas, varias vitaminas y nanomáquinas cicatrizantes.
Ahora me recuerdo de otras cosas que había. Una nevera con puerta de metacrilato para poder ver su interior. Ahora estaba oscurecidoa porque estaba la seguridad activa pero era fácil reconocer este tipo de nevera porque se usaba casi exclusivamente para cultivo de células madre universales sinténticas de rápido crecimiento.
Había otra nevera y obtruyendo la apertura de esta había varios cilindros de cristal apilados con una capacidad de unos 90 litros que estaban vacíos. Pero sin embargo las puertas también estaban bloqueadas... pensé en lo peor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia