Ir al contenido principal

Ahora un cyborg

Un cyborg con aspecto de mujer con unas lentes metálicas implantadas en sus ojos con cristales de color rubí.
Automatizacion
Después de unos meses encerrado, después de unos meses asimilando lo que ya era inevitable. Después de haberme visto miles de veces en el mismo espejo roto repetidamente. Empecé a concenciarme de que me habían mecanizado: no era una máquina porque todavía podía sentir mi corazón latiendo lentamente ya que ahora estaba controlado por un microchip de esos de última generación que llevan todo incorporado. Mis sentimientos, mis miedos, mis angustias, mis sobresaltos no serían causa de la aceleración de mis pulsaciones. A partir de ahora solo se elevarían en caso de que hubiera realizado un esfuerzo físico mayor de lo normal, aunque viéndolo con perspectiva, ahora era una persona mecanizada tremendamente fría debido a que no había nada en mi organismo semiorgánico que no estuviese enchufado a las células fotovoltaicas que tenía insertadas por toda la superficie corporal que antes era mi piel. Todas esa extensión de placas puestas por el exterior de mi cuerpo eran un traje que a la vez servían de recarga y protección al sol.  Nunca me pude exponer pero ahora la radiación era una necesidad. Los rayos del día me recargaban y la oscuridad de la noche me consumiría. Hasta ese momento era lo que sabía. Ya que encerrado en ese sótano sin apenas luz, durante meses, tuve que enchufarme minutos a la corriente eléctrica sin hilos. La verdad que esta tecnología vieja estaba realmente evolucionada y no se notaba que me estaba recargando. Lo único que se notaba era que una pequeña luz en la palma de mi mano que estaba con poca intensidad se convertía en luz brillante que alumbraba en exceso mi celda. Creo que mi cuerpo mecánico consumía bastante porque cada vez que entraba en carga automática la fuente de luz del cuarto parpadeaba.
Después de todo, mi nuevo traje, por llamarle de algún modo, y equipación no me disgustaban, pero creo que ahora lo único humano que me quedaban era el corazón, el cerebro y mis ojos, exceptuando las corneas (estas fueron cambiadas por unas que se alteraban para mostrarme información del entorno y de las personas que habían dándome toda la información almacenada en las base de datos públicas del gobierno; si, desde hacía pocos años toda la información era libre y de acceso público y mi cuerpo se aprovechaba de esa ventaja demasiado bien). La información de cada persona o cosa que veía estaba a mi disposición con solo concentrarme unos milisegundos en el determinado objeto del que necesitaba la información.
Bueno, en definitiva, estaba encerrado en este lugar, simplemente para adaptarme a mi nuevo cuerpo tecnológico. Los primeros días hasta me era dificil caminar. Ahora corro más rápido que muchos vehículos pero no debo abusar de esta ventaja ya que a velocidades mayores de los 30km/h mi cuerpo entra en pérdida y podría quedarme sin pilas en caso de no tener una fuente de corriente próxima a mi cuerpo.
Mi autonomía es total por el día pero bastante poco útil debido a que la vida cotidiana en la mayoría de los lugares se realiza por la noche.

Hasta hace poco me sentía solo ya que no conocía a mis compañeros y no estaba decidido a convertirme en cyborg. Está por un lado, el doctor chiflado del que me hablaron en mi pueblo, es un pariente lejano, mentor y jefe. Él me recreó, me hizo lo que soy.
Después está la primera robot con inteligencia humana. Desde que llevo encerrado aquí pienso que cuando muera esta criatura irá para algún sitio especial porque la verdad es que tiene alma.

Ya no soy aquella persana insignificante que escapa de guardias y científicos asesinos, ahora soy más fuerte y cuando vaya detrás de los malos pensaré "corred cabrones corred".
Nunca se me había ocurrido ser un cyborg. Pero la verdad, es que una vez que se presenta la oportunidad parece como si hubiese nacido para repartir leches y piñas a todos los corruptos de este mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Insectos cyborg

El otro día en un periódico local estuve leyendo sobre insectos cyborg con implantes tecnológicos, por ejemplo: 'vacalouras' con un chip y unos cables que sirven para dirigir al animal hacia donde queremos mandarlo. El chip estaba conectado a una microcámara y un micrófono. Esto es lo que se llama microespionaje. El ministerio de defensa de Estados Unidos ha invertido en estas tecnologías. No tengo conocimientos de si hacen daño o no a estos animales pero creo que aplicar pequeñas descargas a un pobre animal para que giren hacia donde queramos no es nada natural, ni inócuo, habiendo alternativas a esta investigación. A esos insectos le ponen el chip a sus espaldas cuando aun son crisálidas, una operación que supongo que harán sin anestesia. Hay un montón de ONGs que denuncia estos malos tratos a los animales pero no a insectos que son tan animales como cualquier otro. En mi opinión, se deben tratar a todos los animales por igual. Estas prácticas también se realizaban en l