Ir al contenido principal

La gran mentira del poker

As y Jack de picas sujetos por una mano. El fondo es verde como el de un tapete donde se juega al poker
Manos problemáticas
En España, después de unos años en que el programa de televisión más interesante eran los telefónicos, ahora están de moda los programas de apuestas online y poker.
Estos programas incentivan a los televidentes a participar apostando mostrando como ganan otros grandes jugadores, mostrando partidas ganadoras aisladas de poker. A mi, como hombre que soy, me gusta el poker como forma de entretenimiento, sin grandes gastos y con apuestas pequeñas intentándolo pasar bien pero me he dado cuenta que para poder ganar o quedar como estoy, tengo que ganar a gente amigable que muchas veces son demasiado malos, dando pena la victoria. No te identifiques demasiado con el rival porque eso es parte del juego (de la mentira), camelar a tu rival es un apartado clave.

Al poker creo que he perdido unos 10€ en toda mi vida pero me dolió  un montón perderlos porque desaparecienron en menos de nada y no tuve el entretenimiento que, inicialmente, me ofrecía este juego. Mis amigos, después de venderme la moto, me sablaron, mis nervios me delataron porque una vez que pones los 5€ en la mesa esos dineros ya no son tuyos. A partir de ese momento, lo único que es tuyo son las decisiones.

Recuerdo que las dos partidas que jugué perdí debido a que veía como mi pila de fichas iba a menos y cuando era pequeña decidí resubir a un 'raise' (subida) de un italiano que tenía ventaja de posición. Bien el tema, es que en ese momento era un jugador herido, un jugador con tilt; bueno, un jugador con ganas de recuperar rápido mi dinero; y nada, doble la apuesta. En fin, el italiano, en Italia, fue con todo, 'all in', igualé la apuesta, después vi la pareja de reyes frente a mi 'rey 10', pensé: 'con un poco de suerte me salvo' pero, de aquellas, no era consciente que en esas circunstancias solo se gana un 10% o 8%. Perdí

Dejé de jugar con dinero, pero leí un poco, muy poco. Jugué sin dinero, sin éxito. Como un mal samurai, me agarraba demasiado a la vida, es decir me agarraba demasiado a lo material. Cuando se juega se debe ser dueño de uno mismo no de las fichas. La toma de decisiones son las importantes; una jugada aislada no es la que te hace ganar si no el conjunto de buenas decisiones. Si alguna vez pierdes por un error, uno tiene que aprender rápido, mantener la compostura y no volverlo a tener otro igual. Hay que minimizar los riesgos: un gran consejo, si dudas retírate de la partida, si quieres saber lo que tiene tu rival no iguales porque ya sabes que va a tener mejor mano. Intenta llegar con ventaja al 'river' porque si tú rival no se retiró es porque tiene probablemente una mano mejor que la tuya. Espera tu momento, ocultando tus buenas manos pero sin ser predecible. Muchas veces hay que perder manos ganadoras para ganar a largo plazo.  Se honesto en la partida y respeta al rival.

Por último, paciencia y paciencia. Y juega con responsabilidad, si no tienes no gastes ni en lotería ni en apuestas porque la falta de dinero te presionará demasiado y con esa presión solo se cometen errores. No arruines tú vida por un vicio. Miente a tus rivales pero no te mientas a ti mismo.

¿Por qué puse este título: La gran mentira del poker?
Porque la mentira del poker es que no se gana con una buena mano sino con el conjunto de manos que te llevó a esa mano.

En el poker, mientras hay vida (fichas) asociada con buenas decisiones siempre se puede ganar y con frecuencia, aun así, perder; por eso me da miedo este juego y me atrae. Un juego de resistencia mental, paciencia y expresión oral (cara de poker, es decir, hay que saber mentir y nunca jugar cuando no sabes cuando vas a ganar).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia

Pobre de mi: "Propósitos de año nuevo"

La vida es dura. Estoy en esa época de la vida en la que te levantas y te sientes viejo. Un viejo con toda la vida por delante con miedo a la muerte. Esto implica que tengo esta frase siempre en la cabeza: "Solo se vive una vez". En otras palabras, que el tiempo se acaba sin uno darse cuenta. El cerebro se abandona porque tiene la vida resuelta: tengo comida, tengo una mujer que me puede dar hijos, tengo hijos a los que criar y me dan esperanza, que necesitan de unos cuidados, que implican unos deberes y obligaciones como padre, y tengo una vida. Toda mi vida requiere de un trabajo que genere dinero para poder pagar unos gastos y además tengo unas deudas para toda la vida que me atan. Quiero vivir para poder crecer como persona y quiero morir para dejar de deber dinero a una sociedad que no le debo nada. Quiero decir con esto, que tengo una hipoteca que me quema como ser vivo y me quita muchísimas horas de mi vida. Además tengo un trabajo que me ata porque lo sé hacer y me pa

3ª dosis.

Descripción previa a la 3ªdosis. Invierno de 2022. Ya vamos con la tercera y parece que esto no acaba. Está tarde vuelven a darme por saco. La vacuna vuelve a mi sangre. Y esta vez, qué síntomas tendré. Todavía no han pasado 6 meses desde mi última dosis y ya me van a enchufar la otra. ¿Cuántos síntomas voy a tener? ¿Mi cuerpo va a empeorar? Desde que me pongo la vacuna, mi cuerpo se recupera más mal y tengo lesiones musculares con más regularidad al hacer ejercicio intenso. Supongo que esto dependerá tambien de la falta de constancia, de la edad, el peso. La vacuna me intesificó el dolor de piernas porque antes no notaba las varices y, ahora, las tengo más marcadas y más dolorosas. Me están saliendo cierto tipo de bultos en la ingle, parecidos a quistes... que no se que mierda son, pero, que antes de la vacuna, nunca me había fijado en ellos. Durante casi un mes después de aplicar la dosis perdí líbido, supongo que por el cansancio y por el impacto de la dosis. El cuerpo se debilita