Ir al contenido principal

La gran mentira del poker

As y Jack de picas sujetos por una mano. El fondo es verde como el de un tapete donde se juega al poker
Manos problemáticas
En España, después de unos años en que el programa de televisión más interesante eran los telefónicos, ahora están de moda los programas de apuestas online y poker.
Estos programas incentivan a los televidentes a participar apostando mostrando como ganan otros grandes jugadores, mostrando partidas ganadoras aisladas de poker. A mi, como hombre que soy, me gusta el poker como forma de entretenimiento, sin grandes gastos y con apuestas pequeñas intentándolo pasar bien pero me he dado cuenta que para poder ganar o quedar como estoy, tengo que ganar a gente amigable que muchas veces son demasiado malos, dando pena la victoria. No te identifiques demasiado con el rival porque eso es parte del juego (de la mentira), camelar a tu rival es un apartado clave.

Al poker creo que he perdido unos 10€ en toda mi vida pero me dolió  un montón perderlos porque desaparecienron en menos de nada y no tuve el entretenimiento que, inicialmente, me ofrecía este juego. Mis amigos, después de venderme la moto, me sablaron, mis nervios me delataron porque una vez que pones los 5€ en la mesa esos dineros ya no son tuyos. A partir de ese momento, lo único que es tuyo son las decisiones.

Recuerdo que las dos partidas que jugué perdí debido a que veía como mi pila de fichas iba a menos y cuando era pequeña decidí resubir a un 'raise' (subida) de un italiano que tenía ventaja de posición. Bien el tema, es que en ese momento era un jugador herido, un jugador con tilt; bueno, un jugador con ganas de recuperar rápido mi dinero; y nada, doble la apuesta. En fin, el italiano, en Italia, fue con todo, 'all in', igualé la apuesta, después vi la pareja de reyes frente a mi 'rey 10', pensé: 'con un poco de suerte me salvo' pero, de aquellas, no era consciente que en esas circunstancias solo se gana un 10% o 8%. Perdí

Dejé de jugar con dinero, pero leí un poco, muy poco. Jugué sin dinero, sin éxito. Como un mal samurai, me agarraba demasiado a la vida, es decir me agarraba demasiado a lo material. Cuando se juega se debe ser dueño de uno mismo no de las fichas. La toma de decisiones son las importantes; una jugada aislada no es la que te hace ganar si no el conjunto de buenas decisiones. Si alguna vez pierdes por un error, uno tiene que aprender rápido, mantener la compostura y no volverlo a tener otro igual. Hay que minimizar los riesgos: un gran consejo, si dudas retírate de la partida, si quieres saber lo que tiene tu rival no iguales porque ya sabes que va a tener mejor mano. Intenta llegar con ventaja al 'river' porque si tú rival no se retiró es porque tiene probablemente una mano mejor que la tuya. Espera tu momento, ocultando tus buenas manos pero sin ser predecible. Muchas veces hay que perder manos ganadoras para ganar a largo plazo.  Se honesto en la partida y respeta al rival.

Por último, paciencia y paciencia. Y juega con responsabilidad, si no tienes no gastes ni en lotería ni en apuestas porque la falta de dinero te presionará demasiado y con esa presión solo se cometen errores. No arruines tú vida por un vicio. Miente a tus rivales pero no te mientas a ti mismo.

¿Por qué puse este título: La gran mentira del poker?
Porque la mentira del poker es que no se gana con una buena mano sino con el conjunto de manos que te llevó a esa mano.

En el poker, mientras hay vida (fichas) asociada con buenas decisiones siempre se puede ganar y con frecuencia, aun así, perder; por eso me da miedo este juego y me atrae. Un juego de resistencia mental, paciencia y expresión oral (cara de poker, es decir, hay que saber mentir y nunca jugar cuando no sabes cuando vas a ganar).

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Calor, calor no hace mucho

Calor, calor no hace mucho. Estamos en verano y el sol se desvanece entre las nubes. La verdad, es que hay humedad en el ambiente y el asfalto chorrea. Joder, que mierda de descripción. Todo lo que digo se queda en nada. Vaya cagada (zurullo). Estoy 'aparvado' y no escribo nada decente. En un lugar claro y cerrado en el que estoy ahora mismo, me siento enclaustrado, agónico, sin respiración. El sudor me corre por la piel blanca. Esto es un día como otro cualquiera. La perdición de un ángel caído que no encuentra su punto de inflexión. El cambio hacia el buen camino. Vaya, ¿¡que estoy diciendo!? Me vuelvo loco otra vez. Respiro profundamente y expulso el aire viciado de mis pulmones. Vuelvo a empezar después de romper esa cantidad de palabras sin sentido. La orientación se me centra y vuelvo a empezar mi relato pero esta nueva página se queda en blanco, y el segundero empieza a sonar más alto y más rapidamente. Las horas vuelan y la página en vacío.