Ir al contenido principal

Injusticia

Injusticia
Otros muchos y yo nos quejamos de nuestros impuestos y de nuestras calamidades cuando en realidad no estamos tan mal.
Otros no se quejan estando peor, aún así, actúan.
Otros se quedan mirando, esperando, apáticos,  a ver si las injusticias desaparecen, sin su propia intervención.
Todos sabemos que el mundo está mal y que hay muchas crueldades.
Todos sabemos que para vivir se necesita comer y tener algún lugar donde no pasar las calamidades de la intemperie.
Todos sabemos que para hacer vida, es necesario del trabajo diario y continuado para poder producir las necesidades que gastamos.
Ahora bien, vivimos victimas de una sociedad consumista. Estamos bombardeados de publicidad y de mentiras que se van haciendo realidad según avanzamos en el tiempo: "nos prometen servicios que en realidad son necesidades que nos obligan a satisfacer posteriormente, porque tenemos hambre de cosas nuevas", lo que llamo yo: "el complejo del explorador". Pero tenemos un problema: "nos gusta explorar, pero no nos gusta mover el culo del asiento de nuestras casas al calorcito de nuestra estufa eléctrica, o como le llaman ahora, "calor azul": un simil entre el color de una chispa,que emite un color azulado devido al plasma que aparece alrededor de sus inmediaciones, y el calor que emite esta estufa con apariencia de radiador de agua de toda la vida que emite un calor agradable y duradero. Vendiendo este radiador como uno de bajo consumo.
Continuando con el tema, me doy cuenta de que todo el mundo en cuanto se le presenta la oportunidad o la presión de hacer trampas o de robar, acaba robando. No porque no sea decente, sino porque está en una situación aparentemente comprometida en la que tiene dos alternativas dejar su trabajo y quedarse sin medio de sustento o aceptar condiciones que nunca aceptaría y que solo benefician a su ser y al que se las ofrece.
El poder es un medio de corrupción: una vez que lo tienes puedes ejercer poder pero continúas con toda la presión del mundo porque el que está al lado de ti en cuanto te descuides te va a dar la patada porque por culpa de este sistema de competición lo único que queremos todos es estar en la cima ( no es que lo queramos es que estamos obligados a ello). En caso de olvidarnos de poder adquirir más poder, enseguida llegará otro y nos aplastará hasta que no tengamos ni los huesos. Tenemos que ser competitivos, porque en otro caso habrá otro que le dará igual que seamos buenas personas.

Otro punto, desde el punto de vista de la humanidad, tenemos que ser como realmente queramos ser. Si no queremos ser competitivos podemos ser buenos y aportar lo mejor de nosotros mismos a otros pero sin vendernos por cuatro duros. Es preferible, regalar favores que vendernos mal vendidos. Estaremos más orgullosos de nuestros actos. La solidaridad es lo predominante en este punto.
Otro punto, desde la perspectiva del poder, es que el mundo es muy grande y el tiempo es muy corto y por lo tanto hay más gente en todo el mundo para aprovecharse de ella que tiempo para que nos destruyan esas otras personas o tiempo para volvernos a ponernos en nuestro lugar.

Creo que si fuésemos inmortales el mundo sería más igualado. También podría creer, en un dios.
Pienso en que somos infinitos siendo esto una prueba y que vivimos en una mentira que beneficia a los inventores desta falacia de vida. Pero creo que en este mundo hay trampa.
Espero que simplemente este mundo sea un castigo para aquellos inmortales que infrigieron las normas de la comunidad inmortal.

Pero lo único que se es que la vida se acaba pronto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Calor, calor no hace mucho

Calor, calor no hace mucho. Estamos en verano y el sol se desvanece entre las nubes. La verdad, es que hay humedad en el ambiente y el asfalto chorrea. Joder, que mierda de descripción. Todo lo que digo se queda en nada. Vaya cagada (zurullo). Estoy 'aparvado' y no escribo nada decente. En un lugar claro y cerrado en el que estoy ahora mismo, me siento enclaustrado, agónico, sin respiración. El sudor me corre por la piel blanca. Esto es un día como otro cualquiera. La perdición de un ángel caído que no encuentra su punto de inflexión. El cambio hacia el buen camino. Vaya, ¿¡que estoy diciendo!? Me vuelvo loco otra vez. Respiro profundamente y expulso el aire viciado de mis pulmones. Vuelvo a empezar después de romper esa cantidad de palabras sin sentido. La orientación se me centra y vuelvo a empezar mi relato pero esta nueva página se queda en blanco, y el segundero empieza a sonar más alto y más rapidamente. Las horas vuelan y la página en vacío.