Ir al contenido principal

Dentro de la ciudad 2

Habitación espejo
Continuaba en la sala de reflejos. El tiempo no pasaba. Me imaginé un reloj y apareció un reloj. Las agujas estaban paradas, parecían ser las 12:30h, luego 03:45h. Mi perspectiva sobre el reloj cambiaba sin cesar. Pero los segundos no querían pasar. Seguí mirando para el reloj, fijamente, hasta que los ojos me empezaron a picar. Parpadeé el reloj se convirtió en uno digital. Al pasar unos segundos, volví a parpadear, recuperó el estado original. Me estaba extresando, me sentía inquieto, la calma que solía tener en mi interior... la perdí en ese instante. Me puse a correr hacia delante, en linea recta. Pero no avanzaba metros. Volvía a ver el reloj.

... pensé en sentarme, estaba sudando. Al final decidí tumbarme, me tumbé en el suelo. Me di cuenta que el suelo era blando y esponjoso pero me podía ver en él. No entendía nada. Recordé las películas de espías, de toda la vida, acordándome de las salas de interrogatorio en las que encerraban a la gente. No me estaban haciendo preguntas.

Empecé a escuchar voces dentro de mi cabeza. También escuche risas. No veía a nadie cerca de mi. Pensé, quizá esté soñando o durmiendo. Quizá me esteen tratando con drogas y ahora mismo están cerca de mi.
¿Cómo podré despertar? Tengo que reaccionar rápido. Que se yo.

En la habitación había unos doctores vestidos con monos verdes ajustados que le marcaban los cuerpos. Continuaban sus risas disimuladas. Simplemente, se reían, por la insistencia, de ese hombre, para escapar de esa habitación, de ese sueño. Pero ellos habían tocado el oído del hombre sabiendo que no haría más que dar vueltas, ahora, no tenía equilibrio.

Estaba despertando, pero todo continuaba dando tumbos. Parecía que flotaba y en ese momento desapareció la habitación de espejos. Sabía que ese era el momento de reaccionar con virulencia y sin miedo. Me di cuenta que mi probabilidades de escapar con éxito iban a ser excasas. Ahora, sentía que estaba en una constante caía hacia el suelo pero sin caída. Cerré los ojos pero mi cuerpo me engañaba. El sonido se distorsionaba. Me relagé y esperé. Continué con la espera, haciéndome el dormido para que mi oportunidad de escape no se desvaneciera. Al menos, sabía que estaba prostado en un sillón cómodo, por su ergonomía y suavidad se le parecía a un asiento donde ponen los dentistas a sus enfermos.
Mantuve una respiración silenciosa y relajada. También los ojos  los tuve cerrados.
Pasaron más segundos y los efectos de lo que me metieron no desaparecían. Dudaba de mis posibilidades de escape. Pensé que el tiempo me estaba resultando eterno. No podía apurarme, debía ser eficaz en mi huída.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Insectos cyborg

El otro día en un periódico local estuve leyendo sobre insectos cyborg con implantes tecnológicos, por ejemplo: 'vacalouras' con un chip y unos cables que sirven para dirigir al animal hacia donde queremos mandarlo. El chip estaba conectado a una microcámara y un micrófono. Esto es lo que se llama microespionaje. El ministerio de defensa de Estados Unidos ha invertido en estas tecnologías. No tengo conocimientos de si hacen daño o no a estos animales pero creo que aplicar pequeñas descargas a un pobre animal para que giren hacia donde queramos no es nada natural, ni inócuo, habiendo alternativas a esta investigación. A esos insectos le ponen el chip a sus espaldas cuando aun son crisálidas, una operación que supongo que harán sin anestesia. Hay un montón de ONGs que denuncia estos malos tratos a los animales pero no a insectos que son tan animales como cualquier otro. En mi opinión, se deben tratar a todos los animales por igual. Estas prácticas también se realizaban en l