Ir al contenido principal

La inmensidad del mundo.

Estoy en Galicia y los lugares se rigen por el tamaño pequeño, las casas por todos lados, en todos los recovecos; en donde se piensa que no existen, las hay.
Nosotros aprovechamos todo lo que hay y convertimos lo bonito en zonas habitables sin preocuparnos del equilibrio, dejando en muchos casos sumiers de cama como cancillas. Los pueblos son concentraciones de esas casas que luego de los años se convierten en fantasma porque nadie se acuerda de reconstruir lo hecho.
Galicia es un país verde y lo de país verde no va por ser nacionalista, va porque siempre llamamos a esta región al noroeste por lo que es: un lugar con vegetación donde hay gallegos pensando que como Galicia no hay nada. Muchos dicen: porque somos adictos al olor que desprende nuestra tierra ya que vivimos sobre granito, este desprende una pequeñas cantidades de radiación, ¿se debe a eso lo de la morriña? El caso es que la padezemos.
En fin, la morriña, no es eso, son las ganas de volver a estar con la familia. Creo que somos muy fiesteros y nos gusta hacer cenas y/o comidas para reunir a toda la familia con o sin festividades.
Bueno, en fin,  con esto intento decir que somos un grupo de personas reducido pero nos lo creemos.
Tenemos vegetación, castaños, robles, pinos, ... agua por todos lados y muchas veces no nos damos cuenta del bien gratuito que tenemos volviéndonos locos... algunos de nosotros le gusta hacer fuego, aunque la mayoría no lo hace por mal... y otros lo hacen para jorobar al vecino que pudo  cambiar el marco de la finca 20cm a su favor, o por diferentes motivos.
Otros se van de este lugar y al cabo de muchos años vuelven por necesidad de volver por morriña o para disfrutar de la tranquilidad que con frecuencia hay en lo rural aunque no faltan los chismosos y chismosas... necesarias para mantener la vida viva, valga la redundancia. Me gusta ese ambiente aunque soy de los que no se dan cuenta de lo que tenemos, y esa cordialidad de la gente me avergüenza, no me gusta que sepan lo que hago o dejo de hacer. En fin, pero a mi me gusta saber lo que hacen o harán.
Hablo un poco de Galicia para comparar con el resto del mundo.
Me comentaron sobre las distancias que existen en Australia. La inmensidad del desierto. Los vecinos de al lado... para mi no son vecinos de al lado pero para ellos donde los pueblos se distribuyen enrarecidos por el desierto con cientos de kilometros entre ellos... son vecinos el otro amigo gallego que está a 7 horas en coche.
La verdad es tanta. Desde aquí parece que Japón está cerca de Australia y está a más de 8 horas en avión. La punta de la península de Indonesia está a 6horas. Nueva Zelanda está algo más cerca, pero es mucho viaje. Nosotros, los gallegos estamos a más de 20 horas en avión y a más de 2 meses en barco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia