Ir al contenido principal

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo.
-¡Hola!
-¡Bienvenido!
-¿Me puedes abrir?
-Pues claro, a verlo dicho antes.
-Gracias, no cierres cuando entremos que saliremos pronto.
La cueva era larga y estrecha los primeros 100 metros y según avanzaban se agrandaba. Al final de la cueva en un local grande y espacioso había dos grandes estatuas de piedra que parecían dos guerreros. Quedaron mirando para las estatuas y pensaron los tres: que raro estas estatuas no estaban akí. Las estatuas empezaron a moverse y dijeron: marchaos por las buenas o morid por la fuerza; esté lugar está clausurado y hasta que nuestro amo no encuentre lo que busca no os dejaremos avanzar.
Los tres chicos dijeron:
-¿Dónde están los que vivían akí?
-A los que  se resistieron los matamos, los detripamos, los machacamos y al final nos enjuagamos la boca con ellos.
La verdad es que el interior de esa sala denotaba un color rojizo y un olor a muerte que no era normal.
Entre ellos empezaron a hablar:
-¡Qué coño vamos a hacer! Estos gigantes de piedran no nos van a dejar pasar y destruirlos va a ser complicado _dijo Lucas.
- Pues yo creo que una  opción es correr los tres hacia las puertas que están defendiendo ellos y desde allí meter unos buenos explosivos para que no entren a por nosotros_dijo Pachi_ empezando a quitar los explosivos de su mochila.
-¡Mierda! ¿Dónde va ese animal de Nicolás? ¡Otra vez a llevar un montón de hostias!
-¡Vuelve! ¡Nicolaás!
Enseguida volvió ya que una de esas estatuas gigantes le pego una patada que lo mandó por los aires hasta aterrizar contra la pared. Nicolás calló, sin hacerse un daño muy grave.
-¡Pues si que tiene fuerza! No me di ni acercado a él, pero seguramente no es tan rápido como puedo ser yo_dijo Nicolás mientras se sacudía sus ropa.
-Nicolás, no vuelvas a atacar que no es la mejor opción _dijo Lucas.
-Yo creo en mis posibilidades, voy a probar a esquivarlo. ¡GERÓNIMOOO!_ Nicolás envistió contra una de las piernas de la estatua que le pegó con anterioridad.
La estatua ni lo estaba mirando pero la otra estatúa, hizo un gesto, como si de un corte de manga se tratase y le mandó a Nicolás un rayo congelante. Nicolás esquivó el primero pero el segundo lo veía encima cuando le sobrevoló un escudo de plata engarzada que bloqueó y reflejó el rayo hacia una de las estatuas. Ésta movió el brazo y también lo reflectó pero no pudo controlarlo y fue hacia el suelo. El suelo se empezó a congelar en un diametro de dos metros.
_¡Nicolás recoge el escudo y vente para aquí rápido antes de que te maten!
_¡Voy! _Nicolás le devolvió el escudo a Lucas_ ¡mis disculpas!
_Te conozco hace mucho tiempo y no necesito tus disculpas, ya se como eres y se que nunca cambiarás. Seguramente te morirás antes ahogado en un plato de sopa que haciendote el héroe.
_Ok, Lucas. Gracias por tus ánimos. Ahora al menos sabemos lo que hacen.
_Supongo, en eso te doy la razón, pero aún no estamos seguros de si no tienen algún truco guardado más.
Poco después habló Pachi.
_ ¿Y si le reflectamos uno de esos rayos debajo de los pies de una de esas estatuas?
_Puede ser una buena idea _dijo Lucas.
_Los despisto _dijo Nicolás.
_Estate quieto un segundo _dijo cabreado Pachi.
_Ok. Espero unos segundos.
_¡Tenemos un problema! Parece que se decidieron, esas gigantonas, a atacar. Tenemos que reaccionar rápido _ dijo Lucas después de tragar saliba con cierto temor.
_ Tienes razón pero no sabemos que le puede hacer daño. ¡Nicolás! Si deflectamos un rayo de estos hacia una pierna, ¿tú podrás rompersela en añicos de forma rápida y segura?
_¡Desde de luego!!!  Mi espada corta todo lo que yo me proponga romper pero por si acaso voy quitar mi maza "Mord" de la carcasa ( esta maza era una puñetera barbaridad, una maza que pesaría unos 170 kilos, el mango era de acero con ciertas incrustaciones de zafiros y rubís encantados que le daban un poder estraño de calor y frío. El la consiguió de niño, era la herencia de su padre Hernesto que fue uno de los tres hijos del mejor maestro herrero de armas del norte de "Mordamia", además de un gran guerrero).
Nicolás, como de costumbre, lanza la maza al aire, y en ese mismo instante, con una rapidez asombrosa limpia y guarda la espada dejándola en su estuche de cuero tachonado... y la maza, como siempre le cae en la mano siniestra y en posición de ataque.
_¡Espera, no ataques todavía! Juntémonos los tres detrás del escudo de Lucas. Cuando reflejemos un par de rayos congelantes de la gigantesca estatua tu atacas a la pierna congelada... y recemos que se congele volviéndose frágil _dijo Pachi con mucha rapidez.
En esos instantes una de las estatuas estaba allí y empezó a dar patadas hacia ellos. El grupo como un todo esquivaba con cierta facilidad la sucesión de ataques de la estátua/golem de piedra. La estatúa hechicera se estaba riendo y pasándolo pipa, estaba demasiado tranquila y siguió durante un rato viendo el espectáculo.
_¡No podemos seguir así toda la vida! _dijo Nicolás desesperado y cada vez más cabreado. ¡Haz algo Lucas! No esperes al final y seamos más agresivos que de costumbre. No aguanto más con esta incertidumbre.
_No voy hacer nada de momento. La paciencia es la victoria de muchas de las batallas _dijo Lucas con tranquilidad.
_Me da la sensación de que están haciendo tiempo. La otra estatua seguro que está farfullando algún hechizo que nos va a hacer daño. Deberíamos ser un poco más agresivos _ dijo Pachi.
_Dejémonos de cuentos, este golem o lo que sea nos está atacando y nosotros de pitorreo. ¿No os dais cuenta de que no han hecho más que cosas en versión lenta. ¡Ya estoy envistiendo!
Y derrepente sale una aura roja del cuerpo de Nicolás y va con toda la fuerza hacia el hechicero. Enviste en una décima de segundo y en otra décima de segundo ya estaba saltando a la cabeza del gigante hechicero. La maza iba directamente a la boca y con la fuerza del impulso atravesó la cabeza del golem pero seguía en pie. Nicolás se colgó del hombro y empezó a golpearle en la espalda. El golem no se movía. Ahora se empezó a mover y su mano fue hacia él. Nicolás saltó y mientras que descendía le golpeó en una de las rodilla, pero el golem resistía todos los impactos. Ahora el golem, como estaba de espaldas a Nicolás, éste desprendió una nube tóxica por el ano y Nicolás se mareó por unos instantes. Poco después decidió acercarse a los demás.
_Creo que tenemos que empezar a estar preocupados por esta situación estos bichos grandes son lentos pero tienen un aguante de mil demonios_ dijo Pachi relativamente preocupado y analizando la situación. La verdad es que tengo alguna idea de como hacerles daño pero el desgaste con mi idea es demasiado grande para después enfrentarnos al creador de estos bichejos, golems o lo que sean. Tendré que usar mis malas artes para destruirlas.
Se guardó el arco y de su bolsillo sacó un pequeño palo que enseguida se hizo del tamaño de un bastón todo arrugado. Conjurando un hechizo de frío congeló toda la superficie del suelo.
_¡Ahora, Nicolás! Dale un golpe fuerte a cada una de las estatuas y desequilíbralas.
Nicolás volvió a envestir, su aura rojo estaba creciendo y en ese instante su cuerpo creció brutalmente convirtiéndose en una terrible bestia con colmillos afilados y aspecto similar al de un lobo pero sin bello corporal.
El golem mago o lo que sea empezó a lanzar rayos rapidamente intentando alcanzar a Nicolás pero Nicolás los esquivaba y después de cansarse de esquivarlos usó su maza 'Mord' como bate de beisbol y le metió los rayos en todo el pecho. Esa estatua empezó a solidificarse y Nicolás le arreó un gran golpe que la desequilibró y la hizo caer rompiéndose así en mil añicos de cristales de hielo.
Todavía quedaba una.

Comentarios

  1. Interpretação exurbitante neste blogue, post como aqui está demonstram valor a quem quer que visitar neste blog !!!
    Realiza maior quantidade do teu blog, aos teus seguidores.

    ResponderEliminar
  2. Olá bonita este blogue parece bem estruturado.........bom trabalho :)
    Muito Bonito Continua deste modo !!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Calor, calor no hace mucho

Calor, calor no hace mucho. Estamos en verano y el sol se desvanece entre las nubes. La verdad, es que hay humedad en el ambiente y el asfalto chorrea. Joder, que mierda de descripción. Todo lo que digo se queda en nada. Vaya cagada (zurullo). Estoy 'aparvado' y no escribo nada decente. En un lugar claro y cerrado en el que estoy ahora mismo, me siento enclaustrado, agónico, sin respiración. El sudor me corre por la piel blanca. Esto es un día como otro cualquiera. La perdición de un ángel caído que no encuentra su punto de inflexión. El cambio hacia el buen camino. Vaya, ¿¡que estoy diciendo!? Me vuelvo loco otra vez. Respiro profundamente y expulso el aire viciado de mis pulmones. Vuelvo a empezar después de romper esa cantidad de palabras sin sentido. La orientación se me centra y vuelvo a empezar mi relato pero esta nueva página se queda en blanco, y el segundero empieza a sonar más alto y más rapidamente. Las horas vuelan y la página en vacío.