Ir al contenido principal

Reflexiones

Un ferviente impulso me hace cambiar de idea. Soy cambiante hasta la médula. No soy capaz de respetar mis ideales y al final los sustituyo por mis impulsos. No me disculpo, pero esta actitud me hace ser peor persona.
No soy mala persona. Soy un mal individuo que pululo y si puedo me aprovecho de la gente porque hago que la gente crea en mi y después la decepciono.
Soy cruel, aunque ahora no me guste matar bichos.
Soy ladrón, escuché una anécdota que me hizo gracia: "un chaval al que mandaron limpiar las fresas de hierbas, para que no dejaran de dar, lo que hizo, fue trasplantarlas para otro sitio limpio de hierba, y lo que pasó, secaron todas, pero acabó mucho antes que arrancando la hierba".
Soy impulsivo, por eso acabo escribiendo de cosas de las que no tenía que escribir; siempre me salgo de las pautas. Algunas veces está bien salirse, pero lo escrito como borrador acaba quedando como artículo sin revisar... y a escribir otra cosa.
Plantear una historia con mi impulsividad es imposible. Querer hablar de algo, distinto, novedoso, impresionante... sin pensar para mi es imposible, pero también es imposible redactar algo  nuevo pensando.
Me gusta la violencia en el cine, me gusta leer pero nunca leí beligerancias. Me gustaría mecanografiar historias, tengo que redactarlas. ¿Como registrar algo interesante y violento?
Tengo que escribir, supongo, una linea argumental de al menos una página. El trasfondo de la historia. Luego, quizá la personalidad de los personajes, que es lo que los une entre ellos y si hay que contar un par de historias importantes de ellos. Todo esto orientándolo y colocándolo en un buen sitio en la historia base.
Esto solo es el principio. Cavilar que en una historia hay que poner diálogos y conversaciones interesantes, me mata, solo de pensarlo.
También tengo decidir en cuanto va a durar la historia principal en tiempo real....

Bueno, solo de rumiarlo se me revuelven las tripas. Un día más me quedo en nada y sigo sin avanzar en mi carrera. Otros a mi edad sin ser escritores ya tenían más libros publicados que yo, no es difícil, llevo cero libros y no tengo ideas.
Historias cortas con dibujos, no se me dan mal pero no tiene sentido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia