Ir al contenido principal

Una mentira

Hola! Soy una persona. Soy... una persona creativa.
¿Por qué soy creativo? No tengo ni idea, creo mi vida y decido como soy.
Probablemente muchos pensareis que es mentira y les diré que tienen razón... pero al menos soy creativo a la hora de mentir.
No soy un mentiroso compulsivo, pero si creativo.
Un día más, estoy creando una mentira de bulto que acabará jodiéndome por detrás... y no me daré cuenta.
La verdad es una mentira.
Soy un mentiroso viviendo en una mentira.
Parece que tenemos libertad, control de nuestra vida y en realidad tenemos todo lo que nos dan...
Las multinacionales, la globalización, las empresas internacionales, los gobiernos, los ricos.
Ni tan siquiera estos tienen libertad o control porque estos mismos se pegan entre ellos cada vez que intentan separarse del régimen que siguen.
En este mundo no hay derechos humanos, no hay reglas, simplemente hay poder y mentiras.
La gente, nosotros, no tenemos poder, simplemente somos peones necesarios para sobrevivir a la autodestrucción de nuestra especie.
Aun sin tener libertad, nosotros intentamos ponernos por encima de los demás. Nos gusta aplastar, destruir la naturaleza, estar mejor que el vecino.
Nos gusta envenenar el agua, la tierra, contaminar para que otros seres vivos no puedan vivir 'en nuestro territorio'. Aunque, lo único que estamos haciendo es destruyendo nuestro lugar de vida.
Hacemos ciudades gigantes que lo que provacan es que haya un calentamiento localizado del lugar y por lo tanto un mayor consumo de aire acondicionado y en definitiva mayor necesidad de energía y por lo tanto mayor destrucción del medio ambiente (sin contar el aumento localizado de tormentas y aumento de la contaminación del ambiente ya que los rayos generan productos tóxicos para la salud). Me voy por la ramas...
Usamos envases para todo lo que comercializamos. Bolsas, paquetes, cajas, papel, embalajes, botellas, latas que desgastan al mundo. El reciclaje es otra forma de derroche.
Como se dice... es mejor ensuciar poco para tener que limpiar menos.
Pero esto no lo aplicamos y acabamos ensuciando mucho para reensuciar una y otra vez.
Como no sabemos donde caer muertos queremos producir energía en la luna para poder liberar más terreno en la Tierra. Queremos una luna llena de placas solares que producirán energía transmitida por microondas. Lo que era una energía sin gasto ecológico se convierte en un problema y en un negocio. Pero, ¿de quién es la superficie de la luna? Supongo que mía no. Porque no pagué un duro por ella pero me imagino que de las empresas multinacionales tampoco. Me voy a la luna para adquirir derechos sobre esa tierra desértica para venderla por partes.
Me doy miedo a mi mismo.
Espero, si hay alguien inteligente a parte de los humanos, que no estén tan locos como nosotros:
Destruimos a otros seres vivos para poder estar más cómodos.
Pisamos a una cucaracha porque nos da asco, envenenamos a los ratones porque nos comen los alimentos plantados. Envenenamos a las plantas para que crezcan sin hierva nuestras plantas.
Producimos automóviles porque no queremos mover nuestros culos de los asientos. No usamos bicicletas porque sudamos y nos cansamos.
Somos patológicos.
No buscamos el equilibrio buscamos la hegemonía.
Todo esto...
es lo que somos...
generalizando...

¡Quién esté libre de culpa que tire la primera piedra!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia