Ir al contenido principal

Una recaída

Siempre hago lo mismo. Y lo vuelvo hacer una y otra vez.... me equivoco, me vuelvo a equivocar... me siento como un chicle usado y vuelto a reusar después de ser tirado y pisado por varios cientos de personas en un paso de peatones del centro de Madrid. Aunque no creo que ese chicle sea recogido jamás. Pero la sensación que tengo en mi corazón es que soy la misma mierda pero la misma mierda con algo de suerte.
Tengo muchas facilidades que el resto del mundo no tiene. Siempre me ayudaron todos mis amigos y mi familia. Siempre recibí los mejores consejos.... las mejores ayudas. El mejor día de mi vida no lo recuerdo porque todo el mundo, más o menos me quiere. Soy una persona enferma pero que no es capaz de poner un punto y aparte en su vida. Soy uno que está siempre perdido en sus tonterías donde ya perdí mucho...
No se... podría escribir un libro con la sensación de mierda que me siento ahora... pero volveré a recaer, una... otra vez.
La verdad es que no se como hacer para que me perdone la gente que me rodea. Espero tener fé en mi mismo y solucionar este problema.
Tengo ansiedad, tengo migrañas, tengo dolor de barriga, no se que hacer y todo ello es porque me falta algo.
Si paso una semana, no lo noto pero cuando llego delante del ordenador me empiezo a sentir desganado y mal cada vez que no hago nada de lo habitual. Lo único que me alivia esta carencia de mi droga es hacer deporte o trabajar... pero como no tengo todavía un trabajo y además estoy lesionado de una rodilla por levantarme del sofá después de ver un partido de fútbol. Ahora me siento mal por no salir a la calle.

A menos, hoy, voy a hacer orejas , espero que me salgan. Bueno me propongo comprar la mantequilla y otros ingredientes entorno a la una del mediodía.
No se, esto, de ser un enfermo mental no me va.
¿Cuánto tiempo llevo siendo un enfermo mental? Quizá, lleve desde la infancia. Es impresionante lo rápido que pasa el tiempo. Una velocidad inmensa, además de todas las cosas del mundo que me estoy perdiendo. No me siento una mierda, no soy una mierda... pero siento que tengo que dar la última calada a mi  vicio... al único fuego que me quema el tiempo de mi vida a una velocidad demasiado rápida.
Necesito quemar mi último cartucho.
Necesito ser feliz con la amistad de mis amigos, y el amor de mi novia. Necesito un trabajo, necesito ser independiente, ¡necesito ser independiente!.... tengo que acabar la carrera y no puedo volver a sobrevalorarme. Soy demasiado bueno cuando me pongo pero tomé el ejemplo de algunos amigos míos; ahora es imposible de corregir mi problema...
Puedo decir que mi tema de conversación anda entorno al problema  y siempre me da un motivo para seguirlo.
Cada vez que pienso en él,  mi organismo empieza a ensalivar y segregar saliba. No puedo seguir así. Pero si corrijo este problema, no puedo seguir con otros vicios.
Necesito algo sano para sustituirlo parcialmente y no se lo que... seguramente la lectura me haría un gran favor.
La verdad es que leer me gusta bastante... no leo mucho, pero es como cuando uno dice que le gusta los documentales de la dos y los ve. Pues yo hago lo mismo con los libros.
Llevo casi un año para leer un libro, me quedan un octavo de libro. Aunque el libro es largo, debería tenerlo acabado hace meses, pero mi vicio se alarga y alarga. Y me deja en blanco el cerebro. Mi cerebro está acostumbrado y piensa que esto es un trabajo y que con eso saco yo el pan para mi familia y está equivocado.
Tengo que despedirme, y ahora mismo me entristezco solo de pensarlo. Me siento mal, pero, necesito que alguien me diga: " ¡Estás despedido... Se te finalizará el contrato este mismo lunes!".

Comentarios

  1. Just want to say what a great blog you got here!
    I've been around for quite a lot of time, but finally decided to show my appreciation of your work!

    Thumbs up, and keep it going!

    Cheers
    Christian, iwspo.net

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia