Ir al contenido principal

Otra historia

Se escuchó un grito. Poco después se ve a un personaje balanceándos por una cuerda sujeta a un gran puente de hormigón. El tipo unos minutos después corta la cuerda y se deja caer al río. Por suerte, para su diversión ese río estaba lleno de rápidos y el tipiño pequeño, delgado pero fibroso se adentró en las aguas que por las fuertes corrientes no le dejaban acercarse a la orilla. Poco después logró sujetar una de las rocas que se abría paso entre esas aguas sucias y barrosas.
En el momento que está encima de la roca, retira la cuerda de sus pies y se quita botas, pantalones y jersey para meterlos en la mochila y tener más movilidad. Poco después el vuelve a los rápidos y con más ainco intenta salir del maldito río.
Al final sale y se da cuenta del peligro al que se somete después de estar nadando durante más de 40 minutos. Tiene brújula y un gps inservible para poderse dirigir a su destino. Se orienta mal pero la situación es lo bastante precisa como para lograr llegar al lugar de la masacre.
Esta zona del río es pantanosa y cada paso que da el explorar se sumerge en barro que lo absorve para dentro. Sigue avanzando hasta que llega a la entrada de la base militar. Lo primero que hace el tío es extender el barro de su cuerpo para ser más dificil su visibilidad. Tiene que entrar por la entrada pricipal porque los muros están recubiertos de alambre de espino.
Justo en el momento en que se da la vuelta uno de los guardias le inserta el cuchillo con fuerza hacia el corazón mientras que lo sujeta con el otro brazo por la cabeza para evitar las convulsiones del cuerpo inerte. Rápidamente arrasta el cadaver hacia la cabina y otra muerte más. Recoge una de los fusiles y le quita toda la munición que tenían los agentes de seguridad. Lo guarda todo en los bolsillos ya acondicionados para ello y se adentra a la primera caseta del campamento. Esta caseta está vacía y para no perder tiempo pone un explosivo plástico con temporizador en una de las literas... le da al reloj un tiempo de 10 minutos. Sale y saja a otro agente que patrullaba cortándole la garganta de esta vez le salpica la sangre a su cara... el asesino ni se inmuta y lo deja caer sobre el charco de sangre, ya inerte. Coge una pistola con silenciador y se adentra en una casa de ladrillo y bastante derruida donde hay en lo alto un montón de antenas... la única emisora de la base. Él empieza a pegar tiros en cada una de las cabezas que se le van apareciendo delante de él, sin compasión, ni temor... en ese momento aparece un guardia bajando las escaleras y logra ponerse a cubrierto, el agresor se dirige hacia el guardia con premura y le lanza el cuchillo con decisión. Él cuchillo se atravesó el cráneo por la comisura del ojo... murió al instante sin pronunciar palabra. Se limpia los restos de seso contra su pantalón y guarda el cuchillo. Sube por las escaleras y pone el edificio en seguridad. En ese momento a uno de los muertos le coge sus arapos y se cambia de ropa rapidamente. Explota el explosivo y empiezan a sonar alarmas. La gente sale y el se dirije con decisión al otro sector de la base.
Se adentra en otro edificio y encuentra lo que estaba buscando... planos de algo parecido a un arma tecnológica superior que no requería de balas para disparar sino de baterías especiales y altamente radiactivas...
Cogió los planos y salió por la puerta trasera(del edificio) en donde había un coche encendido... con, en este instante, un hombre muerto con el hammer encendido.
El asesino lo cogió y arrancó a toda prisa

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo dejar de comer chocolate?

Chocolate líquido Algún día escuché que el chocolate no es adictivo, ese día las chocolateras aumentaron sus beneficios porque comimos más sus chocolates esquisitos. A todos nos gusta el chocolate, bueno ,a casi todos. Para mi es algo adictivo, necesito su azúcar y su cacao para vivir. ' Nestlé ', ' Milka ', ' Lindt ', ' Valor '... todas estas marcas, que se me ocurren ahora, no sobrevivirían sin la adicción de la gente por el chocolate y el azúcar. Ya se que el cuerpo se pirra por una onza de chocolate pero al final uno se empacha y queda con un mal estar generalizado... en mi caso con ganas de más. Lo único que podemos es comer chocolate con moderación y elegir el que menos azúcar tiene. Y los que más azúcar tienen son los sin marca (marca blanca): ' Eroski ', ' Leader Price ',... Todo el mundo sabe que el azúcar en exceso(+ de tres cucharas de azúcar) a largo plazo provoca caries, aumenta la demanda de la vitamina B, obesidad y p

Siempre me gustaron los lacasitos

Siempre me gustaron los Lacasitos y después de tantos años me doy cuenta que todos los Lacasitos saben igual. Cuando era pequeño comía un Lacasito rojo pensando que tenía un cierto sabor a fresa y tomaba uno marrón porque pensaba que se iba a intensificar el sabor del chocolate y la realidad es que todos saben bien por igual... son igual de dulces cada uno de ellos y destiñen un poco en las manos calientes. Cuando somos pequeños creemos cosas que cuando somo grandes descubrimos que son totalmente distintas. Como cuando veíamos el arroz inflado chocolateado en las cajas un poco más grande de lo normal... yo siempre pensé que aumentaban de tamaño cuando se vertían en la leche y lo único que pasaba es que lo endulzaban. Cada vez que compraba los cereales esperaba a que creciesen y miraba para ellos deseoso de que la magia se iniciase. También cuando jugábamos pensábamos que éramos los protagonistas de Oliver y Benji. Cuando tenía un nuevo balón pensaba que era el mejor del mundo y lo cu

Recordando viejos tiempos: historia con ápices roleros.

Después de un largo recorrido por un camino largo y tortuso un grupo de forajidos se encuentra en frente de una compuerta cerrada. Ellos pararon y esperaron un rato a ver si salía alguien a recivirlos. No podían creer que la puerta estuviese cerrada. La última vez estaba abierta y los colegas que vivían allí los recibieron con los brazos abiertos. Bueno esperaron un rato y uno de ellos se cansó y empezó a dar golpes a la piedra como un animal cabreado. Con la empuñadura como ayuda  para intentar roperla a golpes. Otro de ellos  (Lucas) se calentó con el pardillo loco que estaba golpeando la roca (Nicolás) y le dio un pequeño golpe con su maza a dos manos, que le asentó la cabeza... en ese momento Nicolás entró en razón. Lucas después de recoger su maza y limpiarla de unas gotitas de sangre de la nariz de su gran amigo Nicolás, saludó a la puerta recordando películas en la que la puerta habla y todo. -¡Hola! -¡Bienvenido! -¿Me puedes abrir? -Pues claro, a verlo dicho antes. -Gracia